Daniel Bosque: Así Lo Veo Yo
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

OPINIÓN

Escribe Daniel Bosque: Así, no hay culo que aguante

MINING PRESS / ENERNEWS

DANIEL BOSQUE*

En las mismas comarcas patagónicas en que Charles Darwin y compañía pergeñaron la teoría de la evolución, acaba de emerger otra de las expresiones de la involución argentina. El propósito del gobernador chubutense Mariano Arcioni de llevar su salario a unos US$ 7.000 en una provincia quebrada y en llamas por las protestas, dispara diversas emociones. Las del ciudadano de a pie, obviamente indignado ante la impudicia de dirigentes desentendidos de las dificultades de sus representados. Y las de los protagonistas del ámbito político, espantado de cómo una torpeza inadecuada, en el peor de los momentos, lanza a la palestra una cuestión extendida a lo largo y ancho del país.

“Los argentinos somos derechos y humanos” decía el lema del partido del asesino Emilio Massera, ideado en el horror abyecto de la ESMA. Y tan humana es esta sociedad que supimos conseguir, que más allá de los signos políticos que la conducen, hace honor a cada instante a la plutocracia, o los  gobiernos corporizados por minorías formadas por sus miembros más ricos, que acuñó Jenofonte cuatro siglos antes de Cristo.

Piedra libre para Arcioni y su mediocridad provinciana que trae a las primeras planas cuestiones obscenas, hasta tanto pase el chubasco y venga otro. Es el momento de reforzar pautas oficiales de publicidad en la Nación y 23 provincias para evitar cualquier relación o sinapsis. Y en las redes, por estas horas, volverán a circular planillas y recibos de sueldos de legisladores, mandatarios y asesores, desde pequeños municipios al gran escenario nacional, que cobran fortunas en sus recibos de sueldos o jubilaciones astronómicas. Y hasta puede volver la cita perenne a un Poder Judicial que no tributa como el resto de sus conciudadanos para no obstruir la misión sagrada de impartir justicia (sic, sic, sic).

En un país en estanflación y espantado por su decadencia, un streptease como el de Chubut no es precisamente edificante para la moral del mundo económico, hoy complicadísimo por la batería de medidas adoptadas para evitar un default del país. Mucho menos para los asalariados, que han sufrido en el último año una drástica caída de poder adquisitivo y calidad de vida. A principios de siglo, la Argentina soportó su última gran crisis, el famoso 2001, que dejó un tendal de perdedores crónicos y dio inicio a una política asistencial que hoy encorseta y diseña la vida de por lo menos un cuarto de la población. Aquel clamor de  “Que se vayan todos” ha derivado dos décadas después, por el devenir político, social y cultural del país, en este presente de burdos escándalos. Lejos de sorprender son una verdadera disfunción eréctil, con perdón de la metáfora, para una sociedad agobiada que aspira a tener un destino más digno.

Detrás de la escena, en todo el arco político, hay consultores e intelectuales que brindan con champán por su victoria en una batalla cultural: haber desenganchado en el imaginario colectivo toda relación de que el bienestar general tiene que ver, en mayor o menor medida, pero siempre, con el manejo del patrimonio público y con los atributos de una decencia perdida. No importa el color político, ante la pregunta de cómo inciden los manejos non sanctos de la cosa pública en el PBI y el bienestar de la población, la respuesta suele ser de ninguna manera, esas son pavadas.

Mirá que yo no robé, fui honesto, tal vez un imbécil, suelen confesar ex integrantes, ya retirados, de la tribu plutócrata celeste y blanca. Sentencias que lejos de confortar generan zozobra por aquello de cuál es la excepción y cuál la regla. Mientras, los argentinos que generan riqueza, o tratan de hacerlo en una economía detenida, y pagan tasas, impuestos, permisos y peajes por izquierda para poder avanzar, se llenan la boca por whatsapp lamentándose de un triste destino dilapidado.

En la última curva de este camino sinuoso, se ha visto la grandilocuencia estéril del gobierno que termina, que prometió acabar con sobrecostos, sobreprecios y sobresueldos en la Nación. El fracaso del Ministerio de Modernización del Estado, un invento que nació y transcurrió mal y sin ninguna vocación de profundo cambio es una triste mueca de otra frustración. En tanto, en el Congreso Nacional, provincias y municipios, la dialéctica de la austeridad y la ética pública parecen inexistentes. El negocio está montado como si la Argentina quebrada, saqueada  y endeudada (el orden de los factores no altera el producto) se tratase de un petro estado, capaz de asegurarle prosperidad a sus 40 y pico millones de súbditos.

Por el contrario, arbitrariedades, corrupción y errores, es una práctica sin grietas, impegnada por el consenso de la política de que el Estado es una vaca ajena a ordeñar 24 por 24, como el signo generalizado de esta decadencia. Así concluye una década más de frustraciones y no crecimiento, excepto de sus pobrezas y atrasos, para el gran pueblo argentino que grita en los estadios oh juremos con gloria morir. Y comienza otra, nuevamente abrazada a la utopía peronista.

Mientras los Arcioni, que hay muchos y andando y por la tierra van cantando, festejan sus goles trepados al alambrado, Vaca Muerta, el pool agroexportador, la minería, la construcción, la industria y siguen las firmas, esperan una nueva oportunidad sobre esta tierra. A ver si pueden crecer, seguir dando trabajo, llegar a fin de mes. 

Con cierto escepticismo, por decirlo de una manera suave. Tantos años de ver cómo sueños y proyectos se van como por un tubo dejan la amarga sensación de que, como decimos en el barrio, así no hay culo que aguante.

* Director de Mining Press y EnerNews

Volver a la Home
  1. Escribe Daniel Bosque: Chau Mendoza, olvidate
  2. Escribe Daniel Bosque: Nostalgias de los ‘70, aquella orgía del horror
  3. Escribe Daniel Bosque: 2019, otra odisea de los argen-giles
  4. Escribe Daniel Bosque: Permuto inflador de globos por bombo y tamboril
  5. Escribe Daniel Bosque: Papá cumple 100 años
  6. Daniel Bosque: Salud a Parlamentario y su periodismo de raza
  7. Escribe Daniel Bosque: Dame otro panqueque porfa
  8. Escribe Daniel Bosque: Soy periodista, nadie es perfecto
  9. Bosque: Olvidarse en Argentina de grandes proyectos mineros
  10. Escribe Daniel Bosque: Bienvenido a Insultilandia, póngase cómodo
  11. Escribe Daniel Bosque: Gorilas en la Niebla III (o yendo del shopping al chori)
  12. Escribe Daniel Bosque: Amor y sangre gitana en Congreso y la Feria del Libro
  13. Escribe Daniel Bosque: No nos une el Metrobus sino el espanto
  14. Escribe Daniel Bosque: Notre Dame y las chapuzas low cost
  15. Escribe Daniel Bosque: Ha vuelto el Matador
  16. Escribe Daniel Bosque: La minería argentina entre la PDAC, el Fraser y las urnas
  17. (Escribe Daniel Bosque) Gioja y Solanas: Delete, delete y marxismo puro
  18. Escribe Daniel Bosque: Vale y Bolsonaro, gigantes con pies de barro
  19. Escribe Daniel Bosque: Brumadinho, un enorme paso atrás para la minería mundial
  20. Escribe Daniel Bosque: El aniversario más triste entre la barbarie y el silencio
  21. Escribe Daniel Bosque: El tarifazo bueno y los tres chiflados
  22. Escribe Daniel Bosque: Urnas, crisis y culebrones en Brasil
  23. Escribe Daniel Bosque: Mendoza, entre querer, creer y poder
  24. Escribe Daniel Bosque: ¡Ponga cuatro pesos y enter! Decreto: La norma de las retenciones argentinas
  25. Escribe Daniel Bosque: En el mismo lodo, todos manoseados
  26. Aborto: Argentina dijo No. Bosque: La primavera es inexorable
  27. Gloriagate x 2. Bosque: Pijamas parties y aportantes VIP. Villalonga: ¿Ni un Lava Jatito?
  28. Escribe Bosque: Gloriagate, entre creer o reventar
  29. Escribe Daniel Bosque: Plegarias de la minería argentina a la Pachamama
  30. Escribe Bosque: El Abeceb minero tiene cara de mujer
  31. Daniel Bosque: Nuevas caras ¿Otros rumbos?. Julio Villalonga: Los nuevos desafíos
  32. Escribe Daniel Bosque: Los ricos también lloran
  33. (Escribe Bosque) Dos Corea: Una paz con mucho sabor a mineral
  34. Escribe Daniel Bosque: The Energy Game of Thrones
  35. Escribe Daniel Bosque: Manual del 8-M para machistas-leninistas
  36. (Escribe Daniel Bosque) Vení vení, explorá conmigo
  37. Escribe Daniel Bosque: Carta de la minería argentina a los Reyes Magos
  38. Escribe Daniel Bosque: Quién perdió más con la Reforma Previsional
  39. Escribe Daniel Bosque: ¡Viva Perdón carajo!
  40. Escribe Daniel Bosque: ARA San Juan y un país de náufragos sin lágrimas
  41. Escribe Daniel Bosque: Je suis Aranguren
  42. Escribe Daniel Bosque: El discurso del Rey
  43. Escribe Daniel Bosque: A yellow country para todos y todas
  44. Escribe Daniel Bosque: Crónicas de la Argentina bipolar
  45. Escribe Daniel Bosque: Huala y Abimael, dos senderos
  46. Escribe Daniel Bosque: Decime la verdad ¿qué tal estuve? (y la entrevista completa)
  47. (Escribe Bosque) Barcelona en whatsapp: El terror en los tiempos del morbo
  48. (Escribe Daniel Bosque) Solos en la madrugada
  49. (Escribe Bosque) Viva Julio, chau Lava Jato
  50. Daniel Bosque: Lula y Cristina: ¿Casi dos hermanos? / Juan Arias: Brasil, sin fiestas
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual