Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Escribe Federico Muñoz: Río Turbio, historia de un despropósito

Documentos Especiales Mining Press

MINING PRESS/El Cronista

FEDERICO MUÑOZ*

La era kirchnerista fue pródiga en ejemplos de dislates y mala praxis en la gestión pública. Pero debe de haber pocos casos más representativos del desquicio en el accionar estatal que el del manejo de la mina de carbón de Río Turbio.

YCF, la vieja empresa estatal que explotaba la mina, tuvo su etapa de auge hacia 1980 cuando llegó a extraer 1,5 millones de toneladas de carbón al año. Luego la producción ingresaría en una irremontable declinación por culpa de la obsolescencia tecnológica: el carbón tendió a ser reemplazado por fuentes energéticas más baratas y limpias (v.g. el gas natural).

YCF fue privatizada en los 90 (se convirtió en YCRT), pero sus problemas lejos de resolverse se agudizarían. Tras el colapso de la Convertibilidad, la empresa entró en convocatoria y en 2002 volvió a la esfera estatal bajó la figura jurídica de una intervención; esquema que perdura hasta la actualidad.

En 2004 ocurrió un hecho trágico que, de alguna manera, signaría el destino de la empresa: un incendio en la mina se cobró la vida de 14 mineros. Tras ese evento, el por entonces presidente Néstor Kirchner se sintió en la obligación de asistir generosamente a la población de Río Turbio. Así, en 2006, surgió la idea de construir una central de generación termoeléctrica en el pueblo para crear una fuente de demanda de carbón que, de otra manera, nunca llegaría. El proyecto implicaba además la reconversión y puesta en valor de la mina para que pudiera producir los 2 millones de toneladas de carbón necesarios para abastecer la central.

Estos son, a grandes rasgos, los antecedentes de lo que terminaría siendo como veremos a continuación una gestión estatal caracterizada por la ineficiencia, el despilfarro y la corrupción. La evidencia estadística que sigue fue tomada de un minucioso informe elaborado por el colega Alejandro Einstoss en base a las auditorías de Sindicatura y la AGN y demás datos oficiales.

Durante toda la década posterior al accidente, las gestiones Kirchner canalizaron una enorme cantidad de recursos, tanto para sostener la operación de la mina como para la construcción de la central. Entre 2006 y 2015, las transferencias nacionales a Río Turbio totalizaron más de u$s 5100 millones.

Pese a este enorme flujo de recursos, la producción de la mina estuvo muy lejos de acercarse a las proyecciones trazadas por la gestión kirchnerista. En ningún año entre 2011 y 2015 se extrajeron más de 250.000 toneladas, pese a que el plan oficial era alcanzar las dos millones de toneladas anuales necesarias para abastecer a la central térmica funcionando a régimen.

En cualquier caso, el carbón no ha sido necesario pues la central nunca entró en funcionamiento. La construcción de la usina se licitó a fines de 2007 por un costo de u$s 810 millones y debía ponerse en marcha a fin de 2011. Pero al día de hoy, sigue sin producir energía, a pesar de que ya se han transferido a Río Turbio más de u$s 2700 millones por ese concepto.

Cabe recordar además que, en vista de las magras perspectivas productivas del yacimiento, Julio De Vido ordenó en 2014 la adaptación de la central para que también permitiera el funcionamiento a gas natural. Vale decir: la usina que pretendía justificar la supervivencia del yacimiento carbonífero operará parcial o totalmente a gas (si es que algún día se termina).

Finalmente, y siempre siguiendo a Einstoss, echamos un vistazo a los llamativos balances de YCRT entre 2012 y 2014. En ellos se puede apreciar que la mina prácticamente no tuvo ingresos operativos por la venta de carbón. La casi totalidad de sus recursos provinieron de transferencias estatales. El poco carbón que se extrajo se utilizó para abastecer la pequeña central térmica que hoy brinda energía a la mina y a Río Turbio. Sin embargo, pese a la virtual parálisis productiva, la firma incrementó generosamente el plantel de trabajadores: de 2300 en 2012 a 2900 en 2014. El gasto de personal en este último año fue de u$s 293 millones; lo que lleva a inferir que, en promedio, el costo anual de cada empleado rondó los u$s 100.000.

Un dato adicional: la tonelada de carbón vale en la actualidad poco más de u$s 60 en el mercado internacional. Suponiendo que se alcanzara la producción proyectada de dos millones de toneladas al año (lo que supondría multiplicar por ocho la producción de 2012, récord de la última década) y que esta se valuara al precio internacional, YCRT obtendría ingresos por unos u$s 120 millones al año; recursos que no bastarían siquiera para cubrir la mitad de sus gastos de personal.

Nótese que, hasta aquí, no hemos hecho mención a la corrupción como eje de los problemas, a pesar de que Julio De Vido está hoy en la cárcel precisamente por los muy opacos manejos de gastos en YCRT canalizados a través de una fundación de la Facultad Río Gallegos de la UTN. Es que el despropósito de Río Turbio dista mucho de agotarse en la evidente falta de transparencia. En rigor, lo actuado en aquel rincón del país entre 2005 y 2015 fue un dechado de decisiones completamente reñidas con la racionalidad económica que además al ser ejecutadas con impericia y deshonestidad, terminaron conformando un ejemplo de libro de mala praxis estatal.

* Titular de Federico Muñoz & Asociados

 

Volver a la Home
  1. Herrera: ¿Argentina es el canario de la mina de la crisis turca?
  2. Experta: Chile no piensa la minería a fondo fondo
  3. Transferencia de Edenor y Edesur: siete preguntas oportunas
  4. El combo australiano minería-rugby en San Juan
  5. Gloriagate x 2: Bonelli: Videos, delaciones y recesión. Burgueño: Cuadenos K afecta crecimiento
  6. Rodríguez Manrique: Litio, ¿una cura para la depresión económica?
  7. Escribe Alvaro Ríos: Macri y el laberinto energético que heredó
  8. Escribe Sánchez González: La extraordinaria revolución del fracking
  9. Escribe Campodónico: ¿Enterrando al Gasoducto Sur Peruano?
  10. Aborto: Argentina dijo No. Bosque: La primavera es inexorable
  11. Escribe Alonso: Historia y usos del grafito
  12. Gloriagate: Qué dice la Ley del Arrepentido
  13. Gloriagate x 2. Bosque: Pijamas parties y aportantes VIP. Villalonga: ¿Ni un Lava Jatito?
  14. Cuauhtémoc Cárdenas: AMLO, energía y un voto razonado
  15. Escribe Arébalos: De Rusia, con amor (o Trump y Putin)
  16. Gloriagate x 2. Fidanza: Escenarios para Cristina. Morales Solá: Debería ir presa
  17. Bonelli: Corrupción y Club de la Obra Pública. Pagni: El cuaderno que falta
  18. Escribe Daniel Bosque: Plegarias de la minería argentina a la Pachamama
  19. Julio Peña: Litio, SQM y Libre Competencia
  20. Oña: El gran temor del Gobierno, dos años con recesión
  21. Escribe Ferraro (KPMG): Los PPP viales frente a un escenario desafiante
  22. Polémico Milei: Una economía al borde del abismo
  23. Escribe Velázquez Álvarez: El ser y no ser de la minería argentina
  24. Alfredo Dongo: Perú y energías renovables sin visión de futuro
  25. Escribe Olivera: El petróleo, un arma de doble filo para Macri
  26. Escribe Montamat: El mundial de gas natural se empieza a disputar ahora
  27. Rivera (IIMP): Perú sólido frente a guerra comercial
  28. Ordoñez: Por qué caerá Daniel Ortega
  29. Marcial García (EY): El cobre y su impacto en el crecimiento del Perú
  30. Escribe Meyer: Renovables en Chile con nuevos tiempos y desafíos
  31. Escribe Alonso: El supercontinente Amasia
  32. Escribe Scibona: La energía con precios dolarizados y de mercado
  33. Bonelli: Lagarde quiere ver a Macri y la oposición argentina
  34. Escribe Paz Herrera: YPF, el fraude continúa
  35. Tejada: El pecado original de Agua Negra
  36. Olivera: Macri no quiere echar nafta al fuego. Tenembaum: Poder económico debilita y amenaza
  37. Ruocco: La incertidumbre del plan nuclear pasa factura
  38. Bonelli: Crisis e internas en la Casa Rosada
  39. Escribe Nicolás Santos: Por qué la ley de renovables complica el mercado de trabajo
  40. Escribe Etcheverry: El Limay, otra "vía" para Vaca Muerta
  41. Escribe Francisco Tosi: ¿Por qué no nacen empresas?
  42. Escribe Alonso: Especies minerales argentinas
  43. Escribe Daniel Montamat: ¿Por qué la energía está dolarizada?
  44. Escribe Eduardo Rubio: El Mangrullo, hipocresía y demagogia
  45. Bonelli: Postergarían la reforma tributaria para cumplir con el FMI
  46. Escribe Aguirre: Tensión económica no debe frenar desarrollo de las renovables
  47. Olivera: El Estado se devora a sus hijos bastardos. Scibona: El desafío de adaptar las palabras a los números
  48. Escribe Muñoz: Energía renovable y proyecciones para Chile
  49. Bonelli: La letra chica del acuerdo con el FMI y el dólar que busca el Central
  50. Juan Pablo Amar: Las Microredes Híbridas han llegado para quedarse
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual