Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

EDITORIAL

¡Argentinos, a las cosas!: La minería sustentable, según La Nación

MINING PRESS

La actividad minera exige información y transparencia para no seguir siendo presa de un supuesto progresismo ecológico que agitan ciertos ideologismos.

Estar en contra de la minería es como estar en contra de la agricultura; sin embargo, hay gente que actúa en la Argentina como si lo estuviera. Esos comportamientos no responden en general a algún tipo de enajenación o a espíritus supersticiosos. Si fuera así, no se entenderían tampoco las conductas que han echado por la borda durante décadas las tradiciones que hicieron posible una educación pública ejemplar, proclamado que las deudas del país con el exterior deben quedar sin pagarse o que la sociedad puede gastar sistemática y eternamente más de lo que produce sin consecuencia alguna.

El pensamiento mágico ha prevalecido de tal manera en muchos órdenes de la vida colectiva que así estamos. Siete provincias tienen legislaciones restrictivas para las actividades mineras, y tres de ellas, de manera particular: Chubut, Córdoba y Mendoza. El caso más notable es el de Chubut, que por una ley de 2003 prohíbe la minería a cielo abierto. Se debate, desde hace tiempo, la introducción de cambios que permitan una suerte de zonificación por la cual su tan inmensa como desierta meseta central pueda aprovechar las posibilidades que brinda la naturaleza.

En nombre de un supuesto progresismo ecológico, que es otro de los sombreros con los que agitan las calles los ideologismos decadentes pero no exentos de recursos que suelen provenir de organizaciones europeas y de populismos de toda especie, se ha trabado un reclamo hecho en aquel sentido por los intendentes de la mesa central chubutense. Esperemos que estos logren su objetivo y se ponga allí en marcha una minería moderna y sustentable, o sea, compatible con la preservación ambiental. No debe olvidarse que las prohibiciones mencionadas no son solamente el resultado de una satanización de la actividad, muchas veces de origen ideológico, sino que a menudo son fruto de un deficiente proceso de evaluación de impacto ambiental y participación ciudadana que ha producido una reacción adversa -y a veces violenta- en las comunidades locales, y que ha llevado a las autoridades, permeables a estos reclamos, a optar por la prohibición completa de la actividad.

La reciente separación ministerial entre las áreas de Energía y Minería, y la inclusión de esta última en el Ministerio de la Producción, ha abierto expectativas. El ingeniero Daniel Meilán, que demostró conocimiento y eficiencia las veces que se ocupó de estas cuestiones, ha cedido su lugar a Carolina Sánchez, ingeniera en recursos naturales y medio ambiente, que viene precedida también por encomiables antecedentes. Sánchez ha ejercido funciones en el norte del país y está, por lo tanto, compenetrada con todo lo que debe hacerse desde el Estado a fin de incentivar la producción de litio, convertido en una de las esperanzas flamantes de nuestra minería.

La Argentina cuenta con una de las principales reservas mundiales de litio, un elemento clave para la fabricación de baterías. Este "oro blanco" obtenido en los salares norteños aporta ya el 16% de una producción mundial que lo cuenta como elemento estratégico para el funcionamiento de automóviles eléctricos, celulares o paneles fotovoltaicos. En los confines donde se encuentran la Argentina, Chile y Bolivia, está identificado el 70% de las reservas de litio en el planeta y hay capitales ávidos por invertir en su aprovechamiento sobre bases auténticas de seguridad jurídica.

 

La ley de 1993 sobre inversiones mineras otorgó a inversores "estabilidad fiscal" por 30 años a partir de la presentación de estudios de factibilidad. Esa estabilidad alcanzaba a todo tipo de tributos, incluidos los gravámenes a las importaciones y exportaciones. A su paso arrasador por el poder, el kirchnerismo impuso, a pesar de la legislación vigente, derechos de exportación a los minerales. Lo hizo con el desparpajo de quien sabe que viola la ley, y contó con cómplices que dicen hablar en nombre de otro peronismo.

Macri derogó con sentido de la legalidad esas imposiciones. Ahora habrá que rezar para que quienes nada reclamaron en medio de la prepotencia kirchnerista no se presenten ante los tribunales en los que se ventilan reclamos de dudosa moralidad a invocar perjuicios que se abstuvieron de reclamar en su momento. La minería asentada ya en el país debe pagar con la moneda apropiada al cambio de situación producido con el gobierno de Macri y las empresas mineras que aún no han invertido deben interesarse, y ser interesadas por la Argentina, para sumarse a un esfuerzo que generará recursos indispensables para la economía.

En 2017, el Presidente impuso un pacto minero para homogeneizar las normas entre las provincias, de modo que los inversores no tengan dudas de que al llegar al país se encuentran en uno federal y no en un conglomerado de países con realidades y leyes en contradicción. Las empresas mineras deben, por su parte, actuar con transparencia y solvencia productiva para evitar episodios lamentables como los de la mina Veladero. Más que por temor a las sanciones eventuales, deben actuar con el sentido de la dignidad profesional de quien hace sus trabajos a conciencia y sabe que los propios errores los paga por extensión el empresariado que integran.

 

La fuerza movilizadora de empleos y producción de la minería está lista para actuar tan pronto se tomen decisiones políticas pendientes, incluso en Chubut, donde una compañía canadiense sufre una larga espera para poder extraer plata.

Es esperable que en cada caso se cuente con un aporte de la comunidad científica y un adecuado proceso de evaluación de impacto ambiental, que no debería ser realizado por la misma autoridad que promueve el desarrollo minero. Es algo que aún no se ha comprendido pese a las pérdidas de inversión que ha sufrido nuestro país. Si esto se cumpliera con transparencia, se evitarían protestas indeseables. La imposición de actividades sin información adecuada a las comunidades a menudo alimentó las reacciones fundamentalistas que impiden la actividad y ahuyentan inversiones hacia otros países.

Es momento de cambiar y de decir, una vez más, ¡argentinos, a las cosas!

Volver a la Home
  1. Grandes mineras vuelven a invertir en Chile y Perú
  2. Redrado: Año bisagra para la Argentina y el mundo. Fermo: Bonos argentinos sangran
  3. Análisis: Por qué no prosperan los recortes OPEP+
  4. Escribe Biset: ODCE y las regiones mineras
  5. Krugman: El negacionismo climático, la prueba del trumpismo
  6. Romero Caro: Acuerdo Perú-Odebrecht, no todavía
  7. Ríos: Estatales Energía, las blindamos o terminan pivatizándose
  8. Guiñazú: Minería y ambiente, compatibles. Olivera: Ambiente limpio y más minería
  9. Escribe Cantelmi: La tregua entre EE.UU y China
  10. Scibona: La segunda oportunidad que ofrece el gas natural
  11. Escribe Caparrós: Argentina, un país dañado
  12. Escribe Montamat: La energía empieza a dar buenas noticias
  13. Otra mirada: La expansión de China en África es desarrollo y no imperialismo, dice experto asiático
  14. Bonelli: Informe para Macri, la economía repunta en marzo
  15. Experto: Gas de Bolivia a Argentina o cómo no tratar al cliente
  16. Bonelli: Tasas altas, la clave de Macri para domar la inflación
  17. Escribe Quintero: Sí a la minería en Colombia
  18. Morales Solá: Una fractura que confirma la candidatura de Cristina Kirchner
  19. Miodowski (EXO Energy): Cómo impactará en las facturas la ley de generación distribuida
  20. EL País: Al Sur del Orinoco, la locura minera de Maduro y el ELN
  21. Rivera (IIMP): Sinergias para la innovación en Perú
  22. Escribe Daniel Meilán: El voluntarismo populista de la clase política argentina
  23. Elecciones medio término en USA: Por qué la energía prefiere a Trump, según Pyle (AEA)
  24. Ruocco (CEDyAT): Fomentar una red de energía distribuida
  25. Escribe Fidanza: La trampa siniestra de Bolsonaro
  26. Alvaro Ríos Roca: AMLO, nostálgico y disparándose a los pies
  27. Ignacio Smith: Incertidumbre ante el retorno de sanciones contra Irán
  28. Segré: El Mercosur y la relación de Brasil con Argentina en la época Bolsonaro
  29. Monteiro: La oportunidad de los cien años
  30. NYT: Bolsonaro puede arruinar su mejor oportunidad
  31. Riva Zucchelli: 2.500 millones de dudas sobre el acuerdo nuclear con China
  32. Experto: No hay política energética, no hay problema para los productores de petróleo de EE. UU.
  33. Cannabis: "Trump hace grande a Canadá", dice broker
  34. Escribe Alonso: Minerales nuestros de cada día
  35. Epstein: El verdadero problema de la Argentina
  36. Lapeña: 2018, año de grandes incertidumbres energéticas
  37. Bonelli: La trama de las preocupaciones en Wall Street sobre la Argentina
  38. (Editorial) En San Juan, los árboles valen más que el oro
  39. Experto: ¿EE:UU y Arabia Saudita ponen en riesgos los mercados petroleros?
  40. Experta: Minería en México, en mira del narcotráfico
  41. Bonelli: Los planes para “encapsular” los efectos de la corrupción
  42. Escribe Alonso: Salta y su potencialidad productiva única
  43. Analista de Mercados: El oro, atrapado en un triángulo simétrico
  44. Escribe Ricardo Lagos: Contaminación, la epidemia actual
  45. Camilo Ferreira (Wiñaq): Política, extractivismo y anti minería en el Perú
  46. Voces en Mendoza: Minería y pasiones. Lavandaio: Sin propuestas. Sosa: Es San Jorge
  47. Miriam Leitão: La verdad ineludible en Petrobras
  48. Escribe Alieto Guadagni: Desaprovechamiento del potencial minero argentino
  49. ¿Argentina está produciendo demasiado gas natural?
  50. Montamat: Energía argentina, un problema y parte de la solución
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual