Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Cavallo: ¿Convertibilidad 2018? Parodi: La economía bimonetaria en Perú

ENERNEWS/ MINING PRESS/ Diario Veloz

DOMINGO CAVALLO*

Larry Kudlow, del Consejo Económico de la Casa Blanca, señaló que el Tesoro norteamericano analiza "atar el peso al dólar".

 Ninguno de los comentarios que he escuchado o leído en los medios alrededor de las declaraciones de Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional del gobierno del Presidente Trump, acierta en diferenciar los conceptos de convertibilidad, dolarización y tipo de cambio fijo.  Si el gobierno del Presidente Macri fuera capaz de hacer esta distinción, descubriría que puede aprovechar la opinión de Kudlow, que estoy seguro, describe lo que piensa la mayoría de los economistas a los que presta atención Trump.

Sólo voy a insistir aquí que en un país que por haber sufrido décadas de inflación, estanflación e hiperinflación, se ha transformado de hecho en una economía bimonetaria, convertibilidad es permitir que la gente pueda elegir libremente la moneda con la que quiere llevar a cabo todo tipo de transacciones, incluida la intermediación financiera a traves de los bancos.

No voy a explayarme sobre estos temas en una comunicación a través de los medios de difusión, porque no veo que el clima en el que en ellos se discute permita clarificar ideas. Invito a quienes quieran realmente entender que es la convertibilidad, y eviten confundirla con la dolarización y el tipo de cambio fijo, que lean con cuidado mi libro "Camino a la Estabilidad", publicado en mayo de 2014. Para alentar esta lectura, me permito transcribir aqui el epílogo de ese libro.

Epílogo

A fines de marzo de 2014, cuando estoy terminando de escribir este libro en la ciudad de Cambridge y he podido seguir desde acá la visita a Estados Unidos de Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa y un grupo grande de políticos que participaron en un seminario en la Universidad de Harvard, incluidos Ernesto Sanz y Juan Manuel Urtubey, no me caben dudas que el nuevo gobierno, cualquiera sea su signo político, va a producir un giro importante en la política exterior de Argentina.

La virtual alianza ideológica de los gobiernos de los Kirchner con el régimen venezolano y el denominado Socialismo del Siglo XXI desaparecerá y Argentina retomará la línea de política exterior de los gobiernos de Menem y De la Rúa.

Será muy importante que Argentina, que en 1998 consiguió ser incluida en el G-20, aproveche esa pertenencia para demostrar que está dispuesta a respetar las reglas de juego que emergen de los tratados internacionales que el país firmó y ratificó y a apoyar un creciente proceso de integración global en el que prevalezca la paz y todas las naciones puedan avanzar hacia el mejoramiento de la calidad de vida de sus pueblos.

Será también muy importante todo lo que un nuevo gobierno pueda hacer de inicio para normalizar nuestras relaciones con los países del Mercosur, con los países miembros de la Alianza del Pacífico, con Estados Unidos, Japón y los países de Europa, en particular Alemania, España e Italia, también con Gran Bretaña, Canadá y Australia y, por supuesto con China, India y el resto de los países emergentes de Asia que se están constituyendo en los motores de la economía mundial.

La normalización de las relaciones con los organismos financieros internacionales habrá probablemente comenzado durante la etapa final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, pero va a ser facilitada por un discurso más serio y coherente del nuevo gobierno.

Todo este giro será muy importante, pero de por sí no asegurará el éxito del futuro Gobierno. La clave de ese éxito estará en el cambio que el nuevo gobierno produzca en la organización económica y social y en si será capaz de derrotar a la inflación desde el inicio mismo de su gestión.

A esta altura, sobre el tema de la conquista de la estabilidad, sólo me resta resumir lo que la historia de la inflación y de los planes de estabilización nos pueden decir sobre la estrategia que decida aplicar el gobierno que asuma el 10 de diciembre de 2015.

Si la estrategia incluye una política de estabilización que comience con una reforma monetaria que ponga al Peso en competencia con el Dólar y logre estabilizarlo sin que las tasas reales de interés sean demasiado elevadas, el nuevo gobierno acrecentará su poder político y contará con apoyo popular como para implementar buenas soluciones a los otros problemas económicos heredados.

Los resultados finales dependerán de cómo aproveche su poder político y apoyo popular para avanzar con las reformas capaces de reinsertar a Argentina en el mundo, reducir el gasto público, eliminar impuestos distorsivos y cerrar el déficit fiscal, recuperar el crédito público interno y externo, conseguir inversiones eficientes, aumentar la productividad y crear empleos de alta calidad.

Si el plan de estabilización con reforma monetaria inicial tiene éxito en reducir la inflación, pero el gobierno no aprovecha el poder político reforzado y el apoyo popular para llevar a cabo las otras reformas estructurales indispensables, los resultados inicialmente favorables se pueden evaporar rápidamente y ocurrir algo parecido a lo que pasó en las postrimerías del Plan Austral.

Si, por el contrario, el éxito inicial del plan de estabilización con reforma monetaria que refuerza el poder político y aumenta el apoyo popular, es aprovechado para llevar a cabo aquellas reformas, tendrá asegurado un éxito duradero.

El carácter más flexible pero igualmente estable del nuevo sistema monetario en comparación con el régimen de convertibilidad con tipo de cambio fijo (o su equivalente, la dolarización completa), junto a los esfuerzos que se hagan para evitar los errores de los ´90 (que detallé al describir la historia de la inflación en Argentina), permitirá que se obtengan éxitos iniciales como los que se consiguieron en aquella década, sin arriesgar una crisis deflacionaria como la del período 1999-2002.

Si no introduce un gran cambio en la organización económica de la Argentina y continúa con las políticas del gobierno de Cristina Kirchner, es probable que, antes de las elecciones de 2019, la gente comience a temer una explosión inflacionaria.

Con semejantes resultados el nuevo gobierno perderá esas elecciones y, ya con un poder muy debilitado, una hiperinflación no quedará fuera del horizonte. Por supuesto, en esos escenarios el nuevo gobierno no logrará resolver ninguno de los muchos problemas que habrá heredado de la gestión de Cristina Kirchner.

Algo parecido le ocurrirá si, aun anunciando un giro importante en la organización económica, decide no llevar a cabo una reforma monetaria que quiebre de cuajo la inercia inflacionaria y aplica una política monetarista de estabilización basada en muy altas tasas reales de interés. Estará reeditando los resultados de la política de estabilización del gobierno militar en el período 1977-1980.

Perderá el poder político y la posibilidad de resolver la mayoría de los problemas heredados de la gestión anterior. Es cierto que la historia no se repite, pero sería necio que al pensar el futuro no prestemos atención a lo mucho que nuestra historia tiene para ayudarnos a encontrar los rumbos adecuados y evitar los errores que provocaron pasadas frustraciones.

 Cuando decidí escribir este libro me propuse trasmitir mi interpretación de la historia de la inflación y aplicarlo a pensar cuál debería ser la estrategia de un futuro gobierno que quiera resolver los problemas más graves de nuestra economía... y pueda lograrlo.

El lector que llegue hasta aquí con su lectura, podrá juzgar si conseguí lo que me propuse. Si se siente frustrado, le pido disculpas.

*Ex ministro de Economía

¿Por qué la economía peruana está dolarizada?

Gestión

CARLOS PARODI*

En el Perú es común que algunas transacciones se hagan en soles y otras en dólares; también lo es el hecho que podamos tener cuentas en los bancos en cualquiera de las dos monedas. Estamos acostumbrados a convivir con dos monedas. ¿Por qué es así si nuestra moneda es el sol?

En el Perú es común que algunas transacciones se hagan en soles y otras en dólares; también lo es el hecho que podamos tener cuentas en los bancos en cualquiera de las dos monedas. Estamos acostumbrados a convivir con dos monedas. ¿Por qué es así si nuestra moneda es el sol?

En primer lugar, el uso de una moneda es un asunto de confianza. Cualquiera de nosotros acepta un billete de diez soles porque sabe que podrá usarlo en otra transacción y también será aceptado. Si no fuera así, nadie estaría dispuesto a aceptar el billete en cuestión. En segundo lugar, el dinero tiene tres funciones: medio de atesoramiento (ahorro), unidad de cuenta (expresar los precios en esa moneda) y medio cambio (usarlo para realizar transacciones). ¿Cumple el sol con las tres funciones hoy? Pues parece que no del todo: muchas personas ahorran en dólares y cuando compran (o venden) lo hacen en dólares. Pregunte por el precio de un auto y estará expresado en dólares ¿Por qué es así?

Para comprenderlo hay que retroceder en la historia. En la década de los ochenta, nuestro país atravesó por un fenómeno denominado hiperinflación que significa, para no entrar en temas técnicos, una enorme inflación. Entre 1985 y 1990, los precios subieron 22 millones por ciento. ¿Qué pasa cuando una economía atraviesa por un período así? Es simple: como los precios suben muy rápido, la moneda nacional (en el caso del Perú era el inti), cada día que pasa puede comprar menos. Entonces, las personas buscan alguna otra moneda “que no pierda valor” y la encontraron en el dólar. Luego, de manera gradual, mientras las personas compraban dólares para reemplazar al inti, el tipo de cambio comenzó a subir, lo que “le daba la razón” a quienes habían comprado dólares; como consecuencia todos se lanzaron a comprar dólares y deshacerse del inti. Con el pasar de los meses, el inti casi no servía para nada, pues había perdido las funciones de cualquier moneda descrita líneas atrás. De ahí que algunos definan a la hiperinflación como la desaparición de la moneda nacional. El inti desapareció y fue reemplazado por nuestra actual moneda, el nuevo sol.

Desde ese entonces, cualquier atisbo de inflación o de aumento en el tipo de cambio, genera que las personas piensen, “el dólar se está disparando” y proceden a comprar dólares con lo que convalidan su predicción inicial, pues las expectativas inciden en el aumento del tipo de cambio. Por lo tanto, la dolarización no oficial [1] que tiene la economía peruana se remonta a los años ochenta y está relacionada al proceso de alta inflación por la cual pasamos.

Pero, si eso ya pasó hace bastante tiempo, ¿por qué no volvemos al nuestra moneda? Porque la confianza se recupera solo de manera muy gradual.   La dolarización de los créditos (préstamos bancarios expresados en dólares) se encuentra en 32.4%, muy por debajo del caso 80% existente a inicios de este siglo, pero aún la cifra es alta.  Nuestro BCRP lucha para reducir la dolarización y parece lograrlo, pero pregúntese usted mismo, estimado lector, ¿por qué ahorra en dólares?

[1] La dolarización “oficial” implica el reemplazo oficial de la moneda nacional por el dólar, como ocurre en los casos de El Salvador y Ecuador. En nuestro caso respondió y responde a una decisión espontánea de las personas y no a una medida del BCRP.

 * Es profesor principal y jefe del Departamento Académico de Economía en pregrado y profesor de la Escuela de Postgrado. Asimismo, es investigador principal del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. Es Master of Arts en Economía por Georgetown University (ILADES), licenciado y bachiller en Economía por la Universidad del Pacífico.

Volver a la Home
  1. Grandes mineras vuelven a invertir en Chile y Perú
  2. Redrado: Año bisagra para la Argentina y el mundo. Fermo: Bonos argentinos sangran
  3. Análisis: Por qué no prosperan los recortes OPEP+
  4. Escribe Biset: ODCE y las regiones mineras
  5. Krugman: El negacionismo climático, la prueba del trumpismo
  6. Romero Caro: Acuerdo Perú-Odebrecht, no todavía
  7. Ríos: Estatales Energía, las blindamos o terminan pivatizándose
  8. Guiñazú: Minería y ambiente, compatibles. Olivera: Ambiente limpio y más minería
  9. Escribe Cantelmi: La tregua entre EE.UU y China
  10. Scibona: La segunda oportunidad que ofrece el gas natural
  11. Escribe Caparrós: Argentina, un país dañado
  12. Escribe Montamat: La energía empieza a dar buenas noticias
  13. Otra mirada: La expansión de China en África es desarrollo y no imperialismo, dice experto asiático
  14. Bonelli: Informe para Macri, la economía repunta en marzo
  15. Experto: Gas de Bolivia a Argentina o cómo no tratar al cliente
  16. Bonelli: Tasas altas, la clave de Macri para domar la inflación
  17. Escribe Quintero: Sí a la minería en Colombia
  18. Morales Solá: Una fractura que confirma la candidatura de Cristina Kirchner
  19. Miodowski (EXO Energy): Cómo impactará en las facturas la ley de generación distribuida
  20. EL País: Al Sur del Orinoco, la locura minera de Maduro y el ELN
  21. Rivera (IIMP): Sinergias para la innovación en Perú
  22. Escribe Daniel Meilán: El voluntarismo populista de la clase política argentina
  23. Elecciones medio término en USA: Por qué la energía prefiere a Trump, según Pyle (AEA)
  24. Ruocco (CEDyAT): Fomentar una red de energía distribuida
  25. Escribe Fidanza: La trampa siniestra de Bolsonaro
  26. Alvaro Ríos Roca: AMLO, nostálgico y disparándose a los pies
  27. Ignacio Smith: Incertidumbre ante el retorno de sanciones contra Irán
  28. Segré: El Mercosur y la relación de Brasil con Argentina en la época Bolsonaro
  29. Monteiro: La oportunidad de los cien años
  30. NYT: Bolsonaro puede arruinar su mejor oportunidad
  31. Riva Zucchelli: 2.500 millones de dudas sobre el acuerdo nuclear con China
  32. Experto: No hay política energética, no hay problema para los productores de petróleo de EE. UU.
  33. Cannabis: "Trump hace grande a Canadá", dice broker
  34. Escribe Alonso: Minerales nuestros de cada día
  35. Epstein: El verdadero problema de la Argentina
  36. Lapeña: 2018, año de grandes incertidumbres energéticas
  37. Bonelli: La trama de las preocupaciones en Wall Street sobre la Argentina
  38. (Editorial) En San Juan, los árboles valen más que el oro
  39. Experto: ¿EE:UU y Arabia Saudita ponen en riesgos los mercados petroleros?
  40. Experta: Minería en México, en mira del narcotráfico
  41. Bonelli: Los planes para “encapsular” los efectos de la corrupción
  42. Escribe Alonso: Salta y su potencialidad productiva única
  43. Analista de Mercados: El oro, atrapado en un triángulo simétrico
  44. Escribe Ricardo Lagos: Contaminación, la epidemia actual
  45. Camilo Ferreira (Wiñaq): Política, extractivismo y anti minería en el Perú
  46. Voces en Mendoza: Minería y pasiones. Lavandaio: Sin propuestas. Sosa: Es San Jorge
  47. Miriam Leitão: La verdad ineludible en Petrobras
  48. Escribe Alieto Guadagni: Desaprovechamiento del potencial minero argentino
  49. ¿Argentina está produciendo demasiado gas natural?
  50. Montamat: Energía argentina, un problema y parte de la solución
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual