Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Escribe Alonso: Salta y su potencialidad productiva única

MINING PRESS/ El Tribuno

 

RICARDO ALONSO*

La provincia es una fuente de recursos que, bajo la consigna de "producir conservando y conservar produciendo" pueden ser generadores de trabajo y riqueza genuina.

No existe otra región geográfica en el planeta Tierra con la singularidad que representa el espacio de Salta en el contexto andino y sudamericano. Sólo le faltaría tener un límite con el océano, como el que alguna vez tuvo con la costa del Pacífico, para lograr el máximo de su potencialidad territorial.

Salta ocupa un espacio concreto en los Andes Centrales del sur y desde el punto de vista geopolítico limita con tres países y seis provincias.

Su territorio se extiende desde los volcanes más altos del mundo, en el límite con Chile, hasta la inmensa llanura baja del Chaco sudamericano. Entre ambos extremos de altos y de bajos se tienen magníficos espacios de mesetas fragmentadas, quebradas, valles, sierras y serranías.

Estructura geológica

Son las fajas morfotectónicas de la Puna argentina, la Cordillera Oriental y las Sierras Subandinas que se extienden desde las nieves de las altas cumbres hasta el fuego verde de los trópicos. Todo ello producto de la elevación de los Andes tanto en la vertical, como de sus empujes laterales hacia el este, consecuencia directa de la subducción de la placa oceánica de Nazca por debajo de la placa continental sudamericana.

La fisiografía salteña muestra hacia occidente la Puna, abrazada por la cadena volcánica (oeste) y la cordillera tectónica (este); luego la Cordillera Oriental con sus valles y sierras en donde se destaca el Valle Calchaquí, seguido por los valles de Lerma y de Siancas, todos ellos escalones sucesivos del edificio andino y, finalmente, las Sierras Subandinas antes de penetrar en la llanura chaqueña.

A la estructura geológica se sobre imponen fajas climáticas que van desde lo húmedo y caliente oriental a lo frío y seco occidental lo cual imprime al relieve distintas características paisajísticas. Algunas de ellas de gran valor estético y patrimonial. Piénsese en los paisajes lunares o marcianos de la Puna, o en las rocas multicolores de valles y cañones expuestas en toda su plenitud cromática y que son algunos de los principales atractivos turísticos.

Suelo rico, subsuelo rico

Los recursos naturales acompañan la configuración geológica y climática. Así tenemos una Puna rica en minerales, extensos valles con características agroecológicas propias, serranías con depósitos internos de hidrocarburos y una llanura próspera en oleaginosas, pasturas y ganadería.

Hay una vieja sentencia que reza: "suelo rico igual a subsuelo pobre y, viceversa, suelo pobre igual a subsuelo rico". Salta, por su naturaleza, forma parte de esa paradoja natural donde el territorio se puede dividir aproximadamente en dos mitades, cada una con ese esquema.

Mientras la Puna tiene un suelo pobre y salado, donde nada se puede cultivar, tiene por el contrario un subsuelo rico impregnado de minerales. En sentido contrario, el suelo rico y virgen de la llanura chaqueña, va acompañado por un subsuelo pobre de cientos de metros de sedimentos estériles.

El mapa de los recursos naturales muestra a vuelo de pájaro la distribución de aguas, suelos, minerales, macro, meso y microclimas de las fajas andinas salteñas de rumbo meridiano. La Puna es una región de volcanes y salares.

Los volcanes sublimaron azufre en sus altas cumbres y también inyectaron soluciones mineralizadas en su interior y en terrenos circundantes dando una gran cantidad de cuerpos y vetas metálicas.

Los cuerpos más espectaculares son los pórfidos de cobre y oro, eventualmente molibdeno, análogos a los que en Chile dan lugar a grandes minas que generan miles de millones de dólares anuales.

Baste como ejemplo la mina La Escondida, muy cerca del límite, que produjo al cierre del ejercicio 2017, alrededor de un millón de toneladas de cobre fino valuadas en 6500 millones de dólares. En la Puna de Salta hay también esos pórfidos de cobre, algunos de gran tamaño, tal el caso de Taca Taca. O el pórfido de Lindero que se encuentra en etapa de construcción de la mina. Y quedan varios más, en distintas etapas de estudio y exploración, como Río Grande, Samenta, Inca Viejo, etcétera.

También existen cientos de vetas de plomo, plata, cobre, oro, antimonio, bismuto, en los alrededores del cerro Acay, en la comarca de San Antonio de los Cobres o en el volcán Quevar, ninguna de ellas actualmente en explotación. Y que sin embargo fueron beneficiados por mineros salteños y alemanes hacia finales del siglo XIX, los que exportaron el metal en lingotes a plantas metalúrgicas de Europa. Y lo hicieron sin ferrocarril, sin caminos, sin energía, o sea a puro pulmón. Concordia, La Poma, Julio Verne fueron algunos de los depósitos que beneficiaron los salteños decimonónicos.

Además de las vetas metálicas en volcanes y montañas, y de otras sustancias minerales como el ónix, la perlita o las diatomitas, existen en la Puna decenas de salares que albergan boratos, sulfato de sodio, sal gema, carbonato de sodio, yeso y salmueras ricas en litio y potasio. Los boratos fueron los que recibieron mayor atención.

La era del litio

En las últimas décadas cobró interés el litio y varios salares han sido explorados no sólo en superficie sino también en profundidad. Ello amplió notablemente el conocimiento que se tenía de esas cuencas cerradas con drenaje interior. A propósito puede consultarse mi libro: "Litio. El metal de los salares andinos. Curiosidad de la química en el siglo XIX a soporte de la tecnología del siglo XXI". Con prólogo del académico Dr. Enrique J. Baran. Mundo Gráfico Editorial, 2018. Salta.

La Puna alberga otras cuantiosas sustancias minerales que podrían cobrar interés en el futuro, como por ejemplo uranio, torio o tierras raras. Si la montaña no puede venir a nosotros, nosotros podemos ir a la montaña.

Esto se logra con infraestructura de comunicaciones y energía que permitan procesar y dar valor agregado, in situ, al producto mineral haciendo competitiva su comercialización hasta los centros de consumo.

  El Valle Calchaquí

Otra singularidad salteña es el Valle Calchaquí. En su flanco occidental afloran rocas micáceas viejas, del basamento profundo, arrancadas de cuajo por la tectónica andina, que dan suelos potásicos, permeables y porosos. La conjunción de altitud, clima, luz, suelos, aguas, etcétera, generan una combinación ideal para los “terroir” de vinos de altura.

El Valle de Lerma y el Valle de Siancas, más jóvenes, tienen su propia naturaleza geológica y características agroecológicas, óptimas para agricultura y ganadería.

En las Sierras Subandinas y en parte debajo de la llanura chaqueña se extienden formaciones petroleras, especialmente la cuenca devónica y cretácica, donde yacen hidrocarburos convencionales líquidos y gaseosos entrampados en estructuras plegadas y también roca madre bituminosa portadora de los hidrocarburos no convencionales.

Son del tipo “shale oil” y “shale gas” como los que se extraen hoy por estimulación hidráulica en Vaca Muerta.

Pero que ya en 1926, Lola Mora demostró en Salta, que los esquistos bituminosos aflorantes en las serranías Subandinas eran viables de explotación tal como ella misma lo hizo en Rosario de la Frontera.

 Producir y conservar

Sería imposible abarcar toda la potencialidad productiva de Salta. Lo importante a señalar es que los recursos naturales de Salta, correctamente aprovechados y bajo la consigna de “producir conservando y conservar produciendo”, pueden disparar la formación de decenas de industrias nuevas que generen trabajo y riqueza genuina, aumentando la calidad de vida y el bien común.

Este era el sueño del Dr. Céltico Rodríguez, quien nos dejara en septiembre de 2017 y que bregó incansablemente por el desarrollo del Chaco salteño.

Los conceptos de base aquí expuestos deberían ser asidos no sólo por los salteños para entender mejor la riqueza de su propia tierra sino también por los políticos a la hora de diseñar sus plataformas electorales y sus políticas de Estado.

* Doctor en Geología.

Volver a la Home
  1. (Editorial) En San Juan, los árboles valen más que el oro
  2. Experto: ¿EE:UU y Arabia Saudita ponen en riesgos los mercados petroleros?
  3. Experta: Minería en México, en mira del narcotráfico
  4. Bonelli: Los planes para “encapsular” los efectos de la corrupción
  5. Analista de Mercados: El oro, atrapado en un triángulo simétrico
  6. Escribe Ricardo Lagos: Contaminación, la epidemia actual
  7. Camilo Ferreira (Wiñaq): Política, extractivismo y anti minería en el Perú
  8. Voces en Mendoza: Minería y pasiones. Lavandaio: Sin propuestas. Sosa: Es San Jorge
  9. Miriam Leitão: La verdad ineludible en Petrobras
  10. Escribe Alieto Guadagni: Desaprovechamiento del potencial minero argentino
  11. ¿Argentina está produciendo demasiado gas natural?
  12. Montamat: Energía argentina, un problema y parte de la solución
  13. Bonelli: Pelea entre colosos de Wall Street y el FMI por la crisis argentina
  14. ¿Cuál es el costo real de la energía en tiempos de dólar histérico?
  15. (Escribe Villalonga) Sale Caputo, se fortalece Dujovne: ¿un pedido del Fondo?, ¿y "los mercados"?
  16. Parisi: La Argentina es un país gasífero, no petrolero
  17. Escribe Alonso: Museo de Rio, las cenizas de la Historia
  18. (Chorny) Vaca Muerta: Salvación para Macri, geopolítica para Trump
  19. Escribe Puigdomenech: Protección de glaciares, entre las evidencias y el macaneo
  20. Cavallo: ¿Convertibilidad 2018? Parodi: La economía bimonetaria en Perú
  21. Bonelli: La economía argentina, ante la temible “estanflación”
  22. García Gómez (CEDYAT): La revolución 4.0 y el sector público argentino
  23. (Escribe Villalonga) Crisis argentina: ¿Se va Dujovne y entra Melconian?
  24. Gasoductos: Nord Stream 2 podría ser imparable
  25. Saharrea: Retenciones en San Juan y el silencio de los inocentes
  26. Alieto Guadagni: Energía, ambiente y educación
  27. Bonelli: El FMI quiere que el dólar gire en torno de los 40 pesos
  28. (Escribe Villalonga) Posverdad y posmentira: los medios en la era de las redes
  29. Escribe De la Flor (SNMPE): La locomotora minera del Perú
  30. Francisco Tosi: Propuestas prácticas para la economía argentina
  31. Minería y Glaciares: Lavandaio critica a Carolina
  32. Super bonos según Cerna: Mando y liderazgo en las mineras de Chile
  33. Escribe Montamat: La revolución energética posible
  34. Scibona: Vaca Muerta, la apuesta a generar más dólares
  35. Escribe Castro: La estrategia argentina de desarrollo para el siglo XXI
  36. Carnicer (HUB Energía): Vaca Muerta es una realidad
  37. Alieto Guadagni: Responsabilidad en la minería argentina
  38. Cabot: "El club de la obra pública", obsceno show de la corrupción
  39. Borinsky: Cuadernos y el ABC de la Ley del Arrepentido
  40. Escribe Alonso: Mitos mineros urbanos
  41. ¡Argentinos, a las cosas!: La minería sustentable, según La Nación
  42. De Solminihac: En seguridad minera, no dormirse en los laureles
  43. Cuadernos x 2. Pagni: Gobierno y transparencia. Bonelli: Testimonio complica a CFK
  44. Marcial García: Quellaveco, lo bueno se hace esperar
  45. Herrera: ¿Argentina es el canario de la mina de la crisis turca?
  46. Experta: Chile no piensa la minería a fondo fondo
  47. Transferencia de Edenor y Edesur: siete preguntas oportunas
  48. El combo australiano minería-rugby en San Juan
  49. Gloriagate x 2: Bonelli: Videos, delaciones y recesión. Burgueño: Cuadenos K afecta crecimiento
  50. Rodríguez Manrique: Litio, ¿una cura para la depresión económica?
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual