Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Escribe Caparrós: Argentina, un país dañado

ENERNEWS/The New York Times

MARTÍN CAPARRÓS

Quizá por fin se acepte, se confirme: la Argentina es un país dañado. En estos días, parecía, tenía una oportunidad. Era, es verdad, algo menor: el fútbol, una vez más, se volvía su representación.

Por primera vez en muchos muchos años un partido de fútbol argentino concitaba la atención global: por un azar muy bienvenido, sus dos grandes jugarían una final continental. La Copa Libertadores también es un torneo devaluado: sus partidos no suelen aparecer en los programas de las teles del mundo. Pero este Boca-River era una ocasión inmejorable para volver a vender fútbol argentino y sudamericano: vender los restos de lo que ya vendimos, vender algún partido de esos que juegan los jugadores que los equipos ricos ya no quieren o todavía no quieren o no quisieron nunca.

Pero no es fácil simular, cuando el engaño debe ser tan grande. Primero, hace quince días, fue la cancha. Ya se ha vuelto muy raro que un partido se suspenda por lluvia. Los estadios –aún los que no tienen techo– están preparados para soportar las inclemencias, y el de Boca no estaba. Pero siempre se podía decir que había sido un azar, un imprevisto, lo incalculable —y fue lo que dijeron—.

Hoy no quedan excusas. El bus que llevaba al equipo de Boca fue atacado a piedrazos por hinchas de River, y varios jugadores resultaron heridos. Después, para dispersarlos, la policía –que no había sabido prevenir las piedras– tiró gases lacrimógenos y varios jugadores resultaron descompuestos. El partido entró en fase crítica: durante tres horas y media se discutió si se jugaba o no, y al final no.

El fútbol argentino es un desastre hace ya mucho tiempo. Sus instituciones son un chiste. Mafias lo dominan, negocios sucios lo manejan, la inepcia cubre todo: no son capaces, siquiera, de montar un partido.

La FIFA tiene 211 países afiliados. Hay 210 que son capaces de organizar partidos con hinchadas visitantes; hay uno que no –solo uno que no– y se llama Argentina. La culpa no es exclusiva de las instituciones deportivas: los sistemas de seguridad deberían hacerse cargo. Pero su Estado también parece un chiste. Hace dos semanas, en un ataque de entusiasmo, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, se levantó con una idea y dijo que estos dos partidos debían jugarse con público visitante y, sin reflexiones ni consultas, lo anunció. Sus ministros tuvieron que salir a respaldarlo y a pensar cómo hacerlo; dos días después, los presidentes de los dos clubes les dijeron que ni en broma y todo quedó en nada: un presidente que habla antes de pensar; que manda y, como manda tonterías, no se le hace caso.

No es la única muestra de que la organización argentina no funciona. Pero hay más que no funciona: muchas personas argentinas, la sociedad argentina. Los medios, las instituciones, las personas llevan un mes diciendo que este partido es lo más importante que pasará en el país en estos años. (En ese esfuerzo, algún canal se cubrió de ridículo llamando a este partido sudamericano “la final del mundo”. En los países donde nos conocen los argentinos tenemos fama, todavía, de presuntuosos y engreídos; esos títulos confirmaron el prejuicio hasta el extremo).

Con tal tachintachín no es sorprendente que algunos hinchas se lo hayan tomado en serio y hayan decidido “ayudar” a su equipo embistiendo al enemigo. Pero es fácil echar culpas; lo cierto es que, azuzados o no, hay suficiente cantidad de argentinos que creen que apedrear futbolistas es una buena idea. Se corresponden con esa madre –cuya imagen apareció en los diarios– que decidió que la mejor manera de meter en la cancha una docena de bengalas era atarlas alrededor del cuerpo de su hijita.

Son los casos extremos: las puntas de ese iceberg. El bloque sumergido –muy poco sumergido– son los millones de argentinos a los que nos gusta que nos digan que nadie vive el fútbol como nosotros. Es simpático; deja de serlo cuando esa forma propia de sentir el fútbol consiste en volverlo un drama merecedor de cualquier violencia, de cualquier sacrificio. “Vos sos mi vida, vos sos la pasión,/ más allá de toda explicación./ (…) y ni la muerte nos va a separar,/ desde el cielo te voy a alentar.”

Sería bueno encontrar una manera de disfrutar del fútbol sin convertirlo en esa falsa cuestión de vida o muerte; hay muchas cosas por las que vale la pena pelear en serio, y el fútbol no es una de ellas. Pero no las encontramos porque no queremos buscarlas. Seguir así, “dando la vida por los colores”, nos permite creer que somos originales, diferentes, más intensos, más vivos. No que, en lugar de dedicar los esfuerzos importantes a las cosas importantes, los desperdiciamos en estas tonterías. El fútbol es un juego; si alguien se cree que no lo es, se vuelve un gran engaño.

Pensamos que, esta vez, nos iba a servir para demostrar que somos capaces de hacer algo bien, y demostramos lo contrario: no conseguimos organizar siquiera dos partidos de fútbol. En un país donde sigue habiendo un tercio de pobres, 45 por ciento de inflación anual, cada vez menos educación, cada vez menos esperanzas, este partido parecía la ocasión de mostrar otra cosa. No pudieron. Hoy el mundo vio cómo está la Argentina. Ojalá sirva para algo.

Volver a la Home
  1. Análisis: Por qué no prosperan los recortes OPEP+
  2. Escribe Biset: ODCE y las regiones mineras
  3. Krugman: El negacionismo climático, la prueba del trumpismo
  4. Romero Caro: Acuerdo Perú-Odebrecht, no todavía
  5. Ríos: Estatales Energía, las blindamos o terminan pivatizándose
  6. Guiñazú: Minería y ambiente, compatibles. Olivera: Ambiente limpio y más minería
  7. Escribe Cantelmi: La tregua entre EE.UU y China
  8. Scibona: La segunda oportunidad que ofrece el gas natural
  9. Escribe Montamat: La energía empieza a dar buenas noticias
  10. Otra mirada: La expansión de China en África es desarrollo y no imperialismo, dice experto asiático
  11. Bonelli: Informe para Macri, la economía repunta en marzo
  12. Experto: Gas de Bolivia a Argentina o cómo no tratar al cliente
  13. Bonelli: Tasas altas, la clave de Macri para domar la inflación
  14. Escribe Quintero: Sí a la minería en Colombia
  15. Morales Solá: Una fractura que confirma la candidatura de Cristina Kirchner
  16. Miodowski (EXO Energy): Cómo impactará en las facturas la ley de generación distribuida
  17. EL País: Al Sur del Orinoco, la locura minera de Maduro y el ELN
  18. Rivera (IIMP): Sinergias para la innovación en Perú
  19. Escribe Daniel Meilán: El voluntarismo populista de la clase política argentina
  20. Elecciones medio término en USA: Por qué la energía prefiere a Trump, según Pyle (AEA)
  21. Ruocco (CEDyAT): Fomentar una red de energía distribuida
  22. Escribe Fidanza: La trampa siniestra de Bolsonaro
  23. Alvaro Ríos Roca: AMLO, nostálgico y disparándose a los pies
  24. Ignacio Smith: Incertidumbre ante el retorno de sanciones contra Irán
  25. Segré: El Mercosur y la relación de Brasil con Argentina en la época Bolsonaro
  26. Monteiro: La oportunidad de los cien años
  27. NYT: Bolsonaro puede arruinar su mejor oportunidad
  28. Riva Zucchelli: 2.500 millones de dudas sobre el acuerdo nuclear con China
  29. Experto: No hay política energética, no hay problema para los productores de petróleo de EE. UU.
  30. Cannabis: "Trump hace grande a Canadá", dice broker
  31. Escribe Alonso: Minerales nuestros de cada día
  32. Epstein: El verdadero problema de la Argentina
  33. Lapeña: 2018, año de grandes incertidumbres energéticas
  34. Bonelli: La trama de las preocupaciones en Wall Street sobre la Argentina
  35. (Editorial) En San Juan, los árboles valen más que el oro
  36. Experto: ¿EE:UU y Arabia Saudita ponen en riesgos los mercados petroleros?
  37. Experta: Minería en México, en mira del narcotráfico
  38. Bonelli: Los planes para “encapsular” los efectos de la corrupción
  39. Escribe Alonso: Salta y su potencialidad productiva única
  40. Analista de Mercados: El oro, atrapado en un triángulo simétrico
  41. Escribe Ricardo Lagos: Contaminación, la epidemia actual
  42. Camilo Ferreira (Wiñaq): Política, extractivismo y anti minería en el Perú
  43. Voces en Mendoza: Minería y pasiones. Lavandaio: Sin propuestas. Sosa: Es San Jorge
  44. Miriam Leitão: La verdad ineludible en Petrobras
  45. Escribe Alieto Guadagni: Desaprovechamiento del potencial minero argentino
  46. ¿Argentina está produciendo demasiado gas natural?
  47. Montamat: Energía argentina, un problema y parte de la solución
  48. Bonelli: Pelea entre colosos de Wall Street y el FMI por la crisis argentina
  49. ¿Cuál es el costo real de la energía en tiempos de dólar histérico?
  50. (Escribe Villalonga) Sale Caputo, se fortalece Dujovne: ¿un pedido del Fondo?, ¿y "los mercados"?
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual