Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Montamat: Los subsidios y el futuro de Vaca Muerta

ENERNEWS/MINING PRESS/Clarín

DANIEL MONTAMAT*

Cuando los precios de la canasta energética reflejan sus costos económicos, los únicos subsidios justificables son aquellos focalizados en la demanda para asistir a los consumidores vulnerables por su condición socioeconómica (tarifa social).

Esta definición forma parte del núcleo de coincidencias básicas formulado por el grupo de Ex Secretarios de Energía que se tradujo en la Declaración de Compromiso suscripta por los candidatos a la presidencia del 2015, con excepción del candidato oficialista de aquel entonces. Como corre el año electoral y el tema tarifario forma parte de la especulación política, vale la pena transcribir el texto de ese punto del documento: “Los precios y tarifas energéticas deberán retribuir costos totales de los servicios producidos, asociados a estándares de calidad y confiabilidad preestablecidos. Se reducirán los subsidios presupuestarios a la energía no justificados socialmente, con la meta de tener precios mayoristas únicos en los mercados de gas y electricidad y con el objetivo de finalizar el período de transición definido con un set de precios y tarifas que reflejen costos económicos”.

“Para aquellos usuarios vulnerables, según indicadores socioeconómicos, se establecerá una política de subsidios focalizados (tarifa social), que incluirá a los consumidores de gas licuado de petróleo (gas en garrafas)”.

Los subsidios energéticos con impacto presupuestario tienen como precedente intervenciones distorsivas en el sistema de precios de la canasta energética que se traducen, según el ciclo, en subsidios al consumo o en incentivos a la producción.

Al principio tienen escaso o nulo impacto presupuestario. El impacto fiscal se hace evidente cuando hay que reemplazar producción doméstica por producción importada que tiene mayores precios, generar electrones con combustibles más caros, y reemplazar o ampliar infraestructura que no repagan las tarifas de transporte y distribución. Cuando la diferencia entre los precios de importación más caros y los precios domésticos subsidiados, y entre los costos de generación reales y los reconocidos la paga el Tesoro, los subsidios se financian con impuestos. Los subsidios no son un pagadios, los subsidios los paga la sociedad con impuestos.

En la energía importada (gas de Bolivia, gas por barco o GNL, combustibles líquidos) está el principal rubro de los subsidios energéticos que llegaron a ser de 20.814 millones de dólares en el 2014, 18.371 en el 2015, y bajaron a 7.015 millones en el 2018. El presupuesto de este año tiene previsto en el rubro U$S 4.866 MM. Los subsidios a la energía pesan en el presupuesto público: representaron el 3.5% del producto en el 2014 y 1.2% del PBI en el 2018. Pero las importaciones de energía también impactan en las cuentas externas.

El déficit del balance comercial energético fue de 7.000 millones de dólares en el 2014 y se redujo a 2.360 millones en el 2018. Cuando el círculo vicioso compromete todo el circuito económico y se vuelve evidente la restricción externa del modelo productivo orientado al mercado doméstico, el oxímoron de la “sustitución de exportaciones” de energía por la contracción de la producción nacional y la consiguiente demanda de dólares se torna insostenible. Si se paga más el gas importado, si se importan cada vez más combustibles líquidos, ¿por qué no dar a los productores domésticos precios de indiferencia o mayores a los importados para estimular la producción nacional? Allí aparecen los subsidios a la producción doméstica, algunos con impacto fiscal (planes gas), otros con impacto en los precios del consumo final (“barril criollo”).

Cuando uno empieza a asociar los vaivenes de los subsidios energéticos, con los ciclos de stop and go de la economía argentina, cae a cuenta de la simbiosis entre la restricción externa (la falta de dólares) del modelo productivo, y la orientación de los subsidios energéticos. Cuando la sustitución de importaciones está más o menos holgada de dólares, somete al sector energético a subsidios al consumo para maximizar la demanda agregada de corto plazo (consumo con producción orientada al mercado doméstico).

Cuando la sustitución de importaciones se queda sin dólares (la cuenta corriente externa se vuelve deficitaria) hay que conceder subsidios al productor para reemplazar energía importada por producción local. La estrategia fallida de sustitución de importaciones condiciona el éxito de una estrategia energética de largo plazo. Los dólares que puede aportar Vaca Muerta en este esquema van a ser pan para hoy y hambre para mañana.

En una estrategia alternativa de valor agregado exportable que nos libre de las explosiones cíclicas de las cuentas públicas y de las cuentas externas, el sector energético va a regirse con un set estable de precios que reflejen costos económicos eficientes. Esto es, referencias internacionales en los precios de los bienes transables, tarifas de recuperación de costos con utilidad razonable en los segmentos regulados. Tarifa social para los usuarios vulnerables. Fondos contracíclicos evitarán la apreciación artificial del peso. En este esquema Vaca Muerta puede asegurar energía abundante y precios competitivos para las familias y las empresas.

Daniel Montamat es ex secretario de energía y ex titular de YPF.

Volver a la Home
  1. Polémico Bernal K: El gas de red llegó a Chaco hace dos años y medio
  2. Vaca Muerta, divino tesoro
  3. Ríos Roca:Cae abismalmente el superávit energético en Bolivia
  4. Expertos: Vaca Muerta y la "batalla energética" del próximo presidente
  5. Dramático testimonio: Las peripecias de una pyme en la Argentina
  6. Daniel Montamat: Medio Oriente puede potenciar a Vaca Muerta
  7. Réplica minera: Pensado refuta informe de La Nación
  8. Bernal K: 10 tips de Alberto petrolero
  9. Pagni: Alberto Fernández, con dos frentes abiertos
  10. The Guardian: Crisis argentina es el resultado de errores evitables
  11. Marcial García (EY): La raíz de la minería
  12. Escribe Caro Figueroa: Sarmiento, un torrente vital
  13. Polémico Bernal K: Energía soberana, industrial, sustentable e inclusiva
  14. La sociedad del sandwich mixto: Por qué los mediocres dominan el mundo
  15. Chappuis: Tía María: ¿posible demanda?
  16. UCEMA: Qué proyectos de generación elige Argentina. Renovables: La gran oportunidad
  17. Escribe Alonso: Mineros alemanes en Salta
  18. Roberto Pizarro: Chile, otra vez el desarrollo frustrado
  19. Bracamonte Hinostroza: Que hay que mejorar para cambiar la Ley General de Minería
  20. Escribe Francisco Tosi: ¿Huracanes? ¿Deuda pública? Lo que importa es el negocio
  21. Secchi (ONG Bitcoin): Sobre cepos y Bitcoins
  22. Caligari (ITBA): Vaca Muerta, cuidados y desafíos ambientales
  23. Pablo Tigani: ¿Se viene megacanje II?
  24. Lloreda Mera: Vaca Muerta, una lección para Colombia
  25. Las definiciones de Alberto Fernández sobre energía
  26. Montamat: Una agenda de consensos para una Argentina viable
  27. Ricardo Alonso: El minero y navegante José Lavarello
  28. Willy Kohan: Alberto quiere un cepo de Macri. Pichetto: Cristina, la incendiaria
  29. Rivera (IIMP): Todo listo para Perumin 34
  30. Glaciares y minería: El editorial de La Nación
  31. Olmedo: El desafío climático del sector eléctrico en Chile
  32. Guajardo: Codelco, en sus horas más decisivas
  33. Roberto Abusada Salah: Progreso bajo tierra
  34. Ricardo Alonso: Las viejas minas de plata desde la Conquista
  35. Krugman: Del ‘subidón’ de Trump al ‘bajón’
  36. Un viaje al futuro: Raid de entrevistas de Alberto Fernández en los diarios
  37. Diego Dillenberger: Por qué Jaime Durán Barba llevó a Mauricio Macri a la derrota
  38. Crisis argentina x 2: Rodríguez (CEMA): Gravedad y castigo social. Cachanosky: Clase media y planes sociales
  39. Aramayo: Política y economía del litio en Bolivia
  40. Marita Chappuis: ¿Qué es la licencia social?
  41. Escribe Ricardo Alonso: Las curiosidades del boro
  42. Julio Villalonga: Para Macri, después de la catástrofe, nadar en polenta
  43. Andrés Calderón: La Tía es mayoría
  44. Escribe Daniel Meilán: Una ley binacional de Glaciares de Argentina y Chile dará sustentabilidad, previsibilidad y competitividad a la minería
  45. Victor Gobitz: ¿Una nueva Ley General de Minería?
  46. Jorge Rosales: La trampa del conurbano
  47. Ricardo Alonso: Atacama, desierto, sal y silencio
  48. Manco Zaconetti: Canon Sí, Minería No. Islay y las posibilidades de desarrollo
  49. García Lara: Réquiem por la minería en Guatemala
  50. Pagni: El candidato que decidió provocar la intranquilidad
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual