Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ANÁLISIS

Roubini: Cada vez más riesgo de recesión y crisis en 2020

MINING PRESS/ENERNEWS/La Tercera

NOURIEL ROUBINI

Además, el economista expresó que una perturbación lo suficientemente grande podría provocar una recesión global, incluso con una respuesta rápida de los bancos centrales.

El año pasado, con mi colega Brunello Rosa identificamos diez factores de riesgo capaces de provocar una recesión en Estados Unidos y todo el mundo en 2020. Nueve de ellos todavía están en juego.

Muchos tienen que ver con Estados Unidos. Las guerras comerciales con China y otros países, sumadas a restricciones a la inmigración, a la inversión extranjera directa y a la transferencia tecnológica, pueden tener profundas repercusiones sobre las cadenas globales de suministro, con amenaza de estanflación (desaceleración del crecimiento a la par de un aumento de la inflación). Y el riesgo de un menor crecimiento en Estados Unidos se ha vuelto mayor, ahora que el estímulo de la rebaja impositiva de 2017 ya se agotó.

En tanto, después de la publicación de aquel artículo, los mercados de acciones estadounidenses se han mantenido en un estado de efervescencia. A esto se suman riesgos relacionados con la aparición de nuevas formas de deuda (lo que incluye a muchos mercados emergentes, que tienen buena parte de sus deudas en moneda extranjera). Como la capacidad de los bancos centrales para actuar como prestamistas de última instancia está cada vez más limitada, la iliquidez de los mercados financieros los hace vulnerables a derrumbes repentinos y otras disrupciones: una sería que el presidente estadounidense Donald Trump ceda a la tentación de crear una crisis de política exterior (una “cortina de humo”) con algún país, por ejemplo Irán. Aunque eso tal vez refuerce sus índices de aprobación locales, también puede provocar una crisis petrolera.

Fuera de los Estados Unidos, la fragilidad del crecimiento en la muy endeudada China y en otros mercados emergentes sigue siendo preocupante, lo mismo que los riesgos económicos, gubernamentales, financieros y políticos en Europa. Para peor, en todas las economías avanzadas, las herramientas de las autoridades para responder a una crisis siguen siendo limitadas. Las intervenciones monetarias y fiscales y las medidas de respaldo al sector privado que se usaron después de la crisis financiera de 2008 ya no pueden usarse con la misma eficacia hoy.

El décimo factor que analizamos fue la política de tipos de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Tras subir la tasa en respuesta al estímulo fiscal procíclico de la administración Trump, en enero la Fed dio marcha atrás. A futuro, lo más probable es que la Fed y otros grandes bancos centrales deban reducir las tasas para manejar diversas perturbaciones a la economía global.

Si bien las guerras comerciales y la posibilidad de picos de precio del petróleo constituyen un riesgo del lado de la oferta, también son una amenaza para la demanda agregada y, por tanto, para el crecimiento del consumo, porque los aranceles y el encarecimiento de los combustibles reducen el ingreso disponible. Con tanta incertidumbre, es probable que las empresas opten por reducir el gasto en capital y la inversión.

En estas condiciones, una perturbación suficientemente grave puede provocar una recesión global, incluso si los bancos centrales responden rápidamente. Al fin y al cabo, pese a la respuesta decidida que dieron en 2007 2009 la Fed y otros bancos centrales a las perturbaciones que iniciaron la crisis financiera global, no consiguieron evitar la “Gran Recesión”. Hoy la Fed parte de una tasa de referencia situada en 2,25 2,5%, contra 5,25% en septiembre de 2007. En Europa y Japón, los bancos centrales ya están en territorio de tipos de interés negativos, y su capacidad de reducir las tasas todavía más se verá limitada. Y como los bancos centrales tienen sus balances inflados por sucesivas rondas de flexibilización cuantitativa (FC), enfrentarían restricciones similares si tuvieran que volver a implementar compras de activos a gran escala.

Por el lado fiscal, la mayoría de las economías avanzadas tienen más déficit y deuda pública hoy que antes de la crisis financiera global, lo que deja poco margen para un estímulo. Y como sostuvimos Rosa y yo el año pasado, “en países con movimientos populistas resurgentes y gobiernos casi insolventes no habrá tolerancia a rescates del sector financiero”.

Entre los factores que pueden provocar una recesión en 2020, la guerra comercial y tecnológica sinoestadounidense merece especial atención. El conflicto puede intensificarse de varias maneras. Una sería que la administración Trump decida extender los aranceles a los 300 000 millones de dólares de exportaciones chinas que todavía no están alcanzadas. O que la prohibición a Huawei y otras empresas chinas de usar componentes estadounidenses inicie un proceso de desglobalización a gran escala, conforme las empresas se apresuren a proteger sus cadenas de suministro. En tal caso, China tendría varias opciones para tomar represalias contra Estados Unidos, por ejemplo cerrar su mercado a multinacionales estadounidenses como Apple.

En este escenario, la sacudida a los mercados de todo el mundo bastaría para generar una crisis global, independientemente de lo que hagan los grandes bancos centrales. Las tensiones actuales ya afectan la confianza de empresas, consumidores e inversores y frenan el crecimiento global; su agravamiento empujaría al mundo a una recesión. Y en vista de la magnitud del endeudamiento público y privado, el resultado más probable sería otra crisis financiera.

Trump y el presidente chino Xi Jinping saben que lo mejor para sus respectivos países es evitar una crisis global, así que tienen un incentivo para hallar una solución en los próximos meses. Pero los dos lados siguen intensificando la retórica nacionalista y aplicándose recíprocamente medidas de represalia. Trump y Xi parecen creer que la seguridad nacional y económica de sus países a largo plazo depende de enfrentar sin pestañear la perspectiva de una nueva guerra fría. Y si cada uno está convencido de que la otra parte se rendirá antes, el riesgo de un choque desastroso es realmente alto.

Es posible que Trump y Xi se reúnan durante la cumbre del G20 que tendrá lugar el 28 y 29 de junio en Osaka. Pero incluso si aceptan reiniciar negociaciones, todavía se estaría lejos de un acuerdo integral que resuelva sus muchas diferencias. Mientras ambas partes se alejan cada vez más, el margen para una solución negociada se achica, y crece el riesgo de una recesión y crisis global en una economía mundial que ya está frágil.

Volver a la Home
  1. Álvaro Ríos: Qué hacer para masificar el gas en Perú
  2. Imperdible Katz: El largo camino de la desmodernización de la Argentina
  3. Escribe Víctor Gobitz (Buenaventura): Déjà Vu
  4. (Radio) Bosque, Hernández y Gianni: Alberto, Pachón, impuestos, agua y glaciares
  5. Escribe Boggiano: Vendan todos los bonos del mundo
  6. Kahale (FEBA): Macri se acordó tarde de las pymes
  7. De Pablo: Los males aguantables (y de los otros) de la política económica
  8. Scibona: La pobreza que más se reproduce y cuesta bajar
  9. Zandomeni: Pesificación del barril de petróleo ¿qué hacer ahora?
  10. Escribe Ríos Roca: Greta, los alimentos y la energía fósil
  11. Cavallo: Reducción del gasto público como porcentaje del PBI es inexorable
  12. Pagni: Oportunismo y realineamientos en el poder
  13. Experto: GNL, lecciones de Australia para Neuquén
  14. Experto: Tasa de fiscalización y control de los entes en el sector eléctrico
  15. Renovables: ¿Hay espacio para la industria argentina?
  16. Escribe Lavandaio: Los ladrillos no son minerales
  17. Escribe Ricardo Alonso: El imprentero Francisco Colombo
  18. Durán Barba: Los hutíes bombardean Vaca Muerta
  19. Julio Cesar Guarido: Minería sustentable, fuente de recursos
  20. FT: Cómo la energía nuclear puede proporcionar un puente energético
  21. El País: Sostenibilidad y asignatura pendientes
  22. Lapeña: Golpe sostenido al sector enérgetico
  23. Polémico Bernal K: El gas de red llegó a Chaco hace dos años y medio
  24. Vaca Muerta, divino tesoro
  25. Ríos Roca:Cae abismalmente el superávit energético en Bolivia
  26. Expertos: Vaca Muerta y la "batalla energética" del próximo presidente
  27. Dramático testimonio: Las peripecias de una pyme en la Argentina
  28. Daniel Montamat: Medio Oriente puede potenciar a Vaca Muerta
  29. Réplica minera: Pensado refuta informe de La Nación
  30. Bernal K: 10 tips de Alberto petrolero
  31. Pagni: Alberto Fernández, con dos frentes abiertos
  32. The Guardian: Crisis argentina es el resultado de errores evitables
  33. Marcial García (EY): La raíz de la minería
  34. Escribe Caro Figueroa: Sarmiento, un torrente vital
  35. Polémico Bernal K: Energía soberana, industrial, sustentable e inclusiva
  36. La sociedad del sandwich mixto: Por qué los mediocres dominan el mundo
  37. Chappuis: Tía María: ¿posible demanda?
  38. UCEMA: Qué proyectos de generación elige Argentina. Renovables: La gran oportunidad
  39. Escribe Alonso: Mineros alemanes en Salta
  40. Roberto Pizarro: Chile, otra vez el desarrollo frustrado
  41. Bracamonte Hinostroza: Que hay que mejorar para cambiar la Ley General de Minería
  42. Escribe Francisco Tosi: ¿Huracanes? ¿Deuda pública? Lo que importa es el negocio
  43. Secchi (ONG Bitcoin): Sobre cepos y Bitcoins
  44. Caligari (ITBA): Vaca Muerta, cuidados y desafíos ambientales
  45. Pablo Tigani: ¿Se viene megacanje II?
  46. Lloreda Mera: Vaca Muerta, una lección para Colombia
  47. Las definiciones de Alberto Fernández sobre energía
  48. Montamat: Una agenda de consensos para una Argentina viable
  49. Ricardo Alonso: El minero y navegante José Lavarello
  50. Willy Kohan: Alberto quiere un cepo de Macri. Pichetto: Cristina, la incendiaria
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual