Debate
Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

OPINIÓN

Ricardo Alonso: Atacama, desierto, sal y silencio

ENERNEWS / El Tribuno

Ricardo Alonso

La Puna Argentina no tiene nada que ver con la Puna de Atacama, ya que esta última forma parte de un escalón más bajo, al occidente de la gran cordillera volcánica que divide Argentina de Chile.

La región de Atacama se caracteriza por tener uno de los desiertos más áridos del mundo donde se forman sales exóticas como los nitratos, cromatos y yodatos. Contiene además al salar de Atacama que centraliza la mayor concentración puntual de sal gema a nivel planetario. La región se caracteriza también por sus grandes yacimientos de cobre, molibdeno y renio.

La explotación de sus salitreras y guaneras no sólo desató la Guerra del Pacífico de 1879 y la desmembración de los territorios peruano y boliviano sino que fue una fuente económica para todos los proveedores del noroeste argentino quienes transportaron hasta allí toros herrados a pie, aguardiente, dulce de membrillo, entre otros productos y mercaderías ausentes en el hiperdesierto.

Se describen sucintamente las principales unidades fisiográficas que conforman el espacio andino entre el Océano Pacífico y la alta cordillera volcánica de los Andes en la región de Atacama en Chile. La Fosa Oceánica peruana - chilena es una de las más profundas del planeta y alcanza entre 8 y 9 km de profundidad a la latitud de Antofagasta. Esto se debe a dos razones principales. La primera tiene que ver con la inclinación de 30´E del plano de Wadati - Benioff de la Placa de Nazca. La segunda con la inanición de sedimentos por encontrarse la costa entre las regiones más áridas del planeta lo que impide la llegada de sedimentos a la fosa oceánica por falta de elementos de transporte, especialmente fluvial.

El contacto y roce somero entre la Placa de Nazca y la Placa Continental Sudamericana genera tensiones que dispara y disparó algunos de los terremotos y tsunamis más poderosos de los que se tenga memoria.

La Cordillera de la Costa es un relieve de escasa altura que corre paralelo a la costa del Pacífico. Está formado por rocas graníticas y un complejo de rocas jurásicas de lavas y sedimentitas marinas jurásicas. Las sedimentitas marinas contienen abundantes amonites y a veces se encuentran huesos fósiles de reptiles marinos. Se presentan yacimientos de cobre, oro y especialmente hierro en cuerpos de magnetita. En sus flancos se adosan dunas trepadoras algunas de las cuales tienen características de musicalidad.

El desierto

Al igual que el resto de la región es hiperárida con una escasísima vegetación xerófila. Es muy común el fenómeno de la Camanchaca, un manto de niebla marina que se asienta sobre la falda occidental de la Cordillera de la Costa y es portadora de humedad. También adosados a los relieves de la costa e islas se encuentran las famosas guaneras y covaderas donde hay acumulaciones de guano de aves marinas de varios metros de espesor que se han acumulado a lo largo de cientos de miles de años.

La Depresión Central o Pampa de Tamarugal, es una zona baja, a una altura de 500 m sobre el nivel del mar, que se encuentra limitada por la Cordillera de la Costa a occidente y la Cordillera de Domeyko al oriente. Esta faja deprimida alcanza los mayores extremos de hiperaridez y es la portadora de los grandes yacimientos de nitratos.

Estas sales exóticas que se forman en condiciones de alta sequedad, están acompañados por yodatos y cromatos. Se la conoce también como Pampa del Tamarugal por la presencia de una variedad de algarrobo (Prosopis) de nombre vulgar Tamarugo.

La guerra del Pacífico

Los nitratos de sodio y potasio (nitratina y nitro) fueron intensamente explotados desde mediados del siglo XIX a las primeras décadas del siglo XX. Todavía quedan ruinas importantes de esas faenas mineras como Humberstone.

La posesión de las nitrateras y las guaneras, desató la Guerra del Pacífico de 1879 donde Chile venció a la coalición peruano-boliviana y anexó las regiones de Antofagasta, Iquique y Arica.

Téngase presente que a fines del siglo XIX, el triángulo de los fertilizantes naturales formado por el fósforo, potasio y nitrógeno, era estratégico. Las guaneras proporcionaban el fósforo y las nitrateras o salitreras el nitrógeno y potasio.

Los recursos de agua son muy escasos y sólo un pequeño cauce, el río Loa, baja desde las nieves andinas y cruza la pampa salitrera. Las aguas subterráneas, salobres y confinadas, fueron alumbradas con pozos para abastecer a las salitreras. También se presentan ojos de agua termales que dan lugar a oasis en medio del desierto como los manantiales de Pica y Mamiña.

La milenaria mano del hombre

A nivel arqueológico se destacan los geoglifos que son figuras trazadas por los antiguos habitantes y que se han mantenido por los siglos gracias al ambiente de sequedad extremo. Igual ocurre con las huellas de carros o las sendas de tropas de animales que eran transportados a las salitreras para su consumo por los mineros. Desde el norte argentino se proveían remesas de toros que eran herrados para ser transportados a pie hasta las salitreras.

La Cordillera de Domeyko es un relieve fisiográfico formado principalmente por rocas de edad cretácica las cuales albergan intrusivos porfídicos paleógenos. Estos últimos dan lugar a algunos de los principales yacimientos de cobre - molibdeno de Chile y del mundo como es el caso de Chuquicamata.

Muchos de esos pórfidos mineralizados se encuentran asociados a la "West Fault" (Falla Oeste), una mega estructura tectónica que limita y levanta a la Cordillera de Domeyko por el oeste.

Esta cordillera, al igual que otras cordilleras o rasgos fisiográficos notables, fueron nombradas por Chile luego de la anexión de los territorios y recibieron el nombre de naturalistas famosos (Domeyko, Philippi, Gay, Pissis, etcétera).

La Depresión de Atacama-Punta Negra se encuentra elevada a unos 2.600 m s. n. m y es otro de los escalones tectónicos que desde el borde del Pacífico se elevan gradualmente hasta las altas cumbres de la Cordillera Volcánica (CVZ). La depresión está limitada por la Cordillera de Domeyko al oeste y por la CVZ al este. Alberga al salar de Atacama, uno de los mayores salares del planeta. Este salar es portador de la mayor concentración puntual de halita o sal gema con un volumen de 3.000 km cúbicos. Corresponde a la definición de un salar maduro o cristalino con un núcleo de halita que alcanza a más de 1,5 km de espesor en su depocentro. Contiene una elevada concentración de litio en salmueras que lo convierten en el primer productor mundial del elemento en esa tipología genética. En el borde oriental del salar se encuentran algunos manantiales que dan lugar a oasis de agua dulce que fueron habitados por los pueblos primitivos atacameños. Las aguas provienen de la infiltración de los deshielos en la alta cordillera volcánica. Gran cantidad de objetos arqueológicos fueron exhumados y se exponen en el Museo Le Paige de San Pedro de Atacama. Muchos de esos objetos son morteros, tabletas, pipas y otros elementos utilizados para preparar y consumir alucinógenos, algunos de los cuales fueron abastecidos en tiempos prehispánicos desde el norte argentino.

Contiene también una vieja serranía de sal y yeso que da lugar al paisaje turístico conocido como “Valle de la Luna”. Los faldeos que llegan al salar de Atacama están constituidos por mantos de tobas, cenizas volcánicas e ignimbritas que se descuelgan desde la alta cordillera volcánica. Conos volcánicos jóvenes como el Lincancaur o el Lascar son visibles desde lejos y a veces presentan fumarolas en sus cumbres que denotan su reciente actividad.

También son famosos allí los géiseres activos de El Tatio que arrojan vapor y agua caliente en un magnífico espectáculo. Los volcanes cordilleranos se elevan por encima de los 6.000 m s. n. m. y corresponden a la tipología de estratovolcanes mesosilícicos. Los faldeos, que bajan desde unos 4 km de altura, encubren a una mega estructura de la corteza andina que es el canal de  circulación de los magmas y que se conoce como “Monoclino Occidental”. El cruce de la cordillera a través de los pasos de Jama y Sico permite apreciar esos paisajes en toda su extensión y representan una experiencia inolvidable para el turista o el viajero.

*Geólogo.

Volver a la Home
  1. Ricardo Alonso: Las viejas minas de plata desde la Conquista
  2. Krugman: Del ‘subidón’ de Trump al ‘bajón’
  3. Un viaje al futuro: Raid de entrevistas de Alberto Fernández en los diarios
  4. Diego Dillenberger: Por qué Jaime Durán Barba llevó a Mauricio Macri a la derrota
  5. Crisis argentina x 2: Rodríguez (CEMA): Gravedad y castigo social. Cachanosky: Clase media y planes sociales
  6. Aramayo: Política y economía del litio en Bolivia
  7. Marita Chappuis: ¿Qué es la licencia social?
  8. Escribe Ricardo Alonso: Las curiosidades del boro
  9. Julio Villalonga: Para Macri, después de la catástrofe, nadar en polenta
  10. Andrés Calderón: La Tía es mayoría
  11. Escribe Daniel Meilán: Una ley binacional de Glaciares de Argentina y Chile dará sustentabilidad, previsibilidad y competitividad a la minería
  12. Victor Gobitz: ¿Una nueva Ley General de Minería?
  13. Jorge Rosales: La trampa del conurbano
  14. Manco Zaconetti: Canon Sí, Minería No. Islay y las posibilidades de desarrollo
  15. García Lara: Réquiem por la minería en Guatemala
  16. Pagni: El candidato que decidió provocar la intranquilidad
  17. Ríos Roca: Excedentes de gas natural en el Cono Sur
  18. NYT: Cuál es el impacto de los vuelos en el cambio climático
  19. Alejandra Palma: Glaciares y la ley que Chile no necesita
  20. Montamat: El rol clave de la energía. Scibona: Cambios esenciales, casi invisibles
  21. Escribe Guillermo Pensado: El Inventario Nacional de Glaciares es un primer gran paso para preservar las reservas hídricas congeladas de Argentina
  22. El Esquiú: Agua Rica y Andalgalá
  23. Bitar: La escasez de agua es el desafío de Chile al 2050
  24. Castillo: La confiscación de YPF, un revés para la Argentina
  25. Chappuis: MEM y las garantías para el cierre de minas
  26. Apud: La energía es una apuesta a la previsibilidad
  27. Ricardo Alonso: El Bermejo y las montañas de plata
  28. Roubini: Cada vez más riesgo de recesión y crisis en 2020
  29. Editorial El Comercio: Sin un nuevo cobre
  30. Germán Alarco: ¿El sector eléctrico es abusivo en el Perú?
  31. Arriazu: ¿Vaca Muerta puede cambiar el rumbo de Argentina?
  32. Mariano Tappata: El falso dilema que enfrentan Neuquén y Río Negro
  33. Marcelo Álvarez (CAEM): Diálogo y participación para el desarrollo minero
  34. Ex secretarios: Las propuestas para desarrollar la energía argentina. Todo el documento
  35. Rubén Etcheverry: Homenaje a Luis Sapag, el polímata neuquino
  36. Recursos hídricos y cambio climático en Chile
  37. Shantal: Qué pasará con los dos proyectos de modificar la ley anti minería de Mendoza
  38. ¿San Juan fue fundada por la búsqueda de oro?
  39. Carlos Lavadenz: La minería es madre de las industrias
  40. Kydd (BDO Canadá): 7 consejos para mineras junior
  41. Escribe Bergman: Un motor de crecimiento sustentable
  42. Remy (Idea): Aprovechar los no convencionales
  43. ¿Fue fake news? Rodríguez (CaMeM): La Corte nada habló de la constitucionalidad de Ley de Glaciares
  44. Fallo Glaciares bajo la lupa. Opinan Saravi Frias, , Marchioli y Pensado
  45. Editorial Mining Press: S.O.S, chocamos contra un glaciar
  46. Scibona:Festival de obras pensadas
  47. Abusaba (IPE): Las cerezas y la producción minera
  48. Ríos Roca: Privatizaciones, ineptitud y corrupción en la energía de Ecuador
  49. Ernesto Cussianovich (Poliarquía): Chubut y la gobernanza de los recursos naturales
  50. Escribe Eddy Lavandaio: Ley de Glaciares, un freno para la minería argentina
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual