Empresas por País/Región Por Rubro
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

ACTUALIDAD

Crecen los robos a trenes mineros del cobre en Chile

Policías del cobre juegan al gato y al ratón en desierto chileno

MINING PRESS/ Bloomberg

Los robos se han disparado en los últimos años, toda vez que los ladrones interceptan los trenes que transportan el metal rojo desde las minas ubicadas en las montañas de los Andes hasta los puertos.

Apenas unas semanas después de que se formara la unidad policial vieron por primera vez a los ladrones de cobre, las siluetas de un grupo de hombres en un cerro desde el cual se pueden observar las vías férreas, lo que desató una persecución en la oscuridad de la noche en pleno desierto chileno de Atacama.

Si bien la búsqueda fracasó y la banda desapareció en la oscuridad a toda velocidad, al menos la policía frustró un posible robo de tren.

El incidente es parte de un juego del gato y el ratón entre fuerzas de seguridad y ladrones que se desarrolla en un área del tamaño de Mississippi que produce alrededor de una cuarta parte del cobre mundial.

Los robos se han disparado en los últimos años, toda vez que los ladrones interceptan los trenes que transportan el metal rojo desde las minas ubicadas en las montañas de los Andes hasta los puertos. La policía contraatacó al crear el nuevo grupo especializado en agosto del año pasado.

"Pueden asaltar un tren en cualquier lugar simplemente poniendo cosas en las vías", comentó Luis Millapán, subcomisario que encabeza la unidad contra el robo de cobre. "Luego suben, cortan las ataduras que aseguran los cátodos y los cargan en camionetas especialmente adaptadas para soportar el peso".

La nueva unidad de policía ya ha tenido cierto éxito al arrestar a 11 personas e incautar unas 60 toneladas de mineral sustraído de las minas. Si bien no han logrado atrapar a ninguna de las bandas que roban en los trenes, su mayor vigilancia ha llevado a una disminución en el número de delitos.

Altamente especializados

"Están muy bien organizados", afirmó Millapán, refiriéndose a los delincuentes. "Usan radios de alta frecuencia, ropa especial para soportar las heladas temperaturas del desierto y conocen la zona como la palma de su mano".

Los robos a trenes se dispararon de solo uno en el 2015 a 46 el año pasado, según Grupo FCAB, unidad logística de Antofagasta que posee y opera 700 kilómetros de ferrovías en el sector. Esa tendencia ahora parece estar cambiando, según la policía, pues solo se han registrado dos robos este año.

Los 15 agentes de la unidad se turnan para escoltar los trenes a través del desierto a bordo de vehículos 4x4. Se enfocan en los convoyes con más probabilidades de ser robados, aquellos que viajan de noche con luna llena, cuando los ladrones no necesitan encender las luces de sus camionetas para ver los trenes.

Los conductores de trenes también alertan a la policía cuando detectan movimientos sospechosos alrededor de las vías. En la mayoría de los casos, los sospechosos escapan mucho antes de que lleguen los efectivos.

Los ladrones tienen en la mira los cátodos, placas de cobre de pureza casi total que pesan 80 kilos y tienen un valor aproximado de US$ 500 en la actualidad. Después de ser robados, los cátodos se entierran en el desierto y solo se recuperan una vez que amaina la vigilancia policial. Posteriormente, el cobre se lleva a depósitos de chatarra antes de ser cargado en camiones, cubierto con desechos y enviado a países vecinos como Perú, Bolivia y Argentina.

Las dos principales víctimas del año pasado fueron la mina Escondida de BHP, el depósito de cobre más grande del mundo, y Chuquicamata de la cuprífera estatal Codelco, detalló Millapán. BHP no registró episodios de robo en sus instalaciones el año pasado, pero varios en trenes que transportan el cobre de la compañía, explicó un funcionario por teléfono. Codelco no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"Hemos identificado las bandas y ahora necesitamos desarticularlas para llevarlas ante los tribunales", añadió Millapán. "Atraparlos va a costar un poco más porque se esconden en el desierto y es un lugar tan amplio y oscuro".

En Chile aumentan robos a trenes de cobre a plena luz de luna llena

(Archivo Julio 2018)

En las noches iluminadas por la luna llena, los ladrones saltan de sus camionetas a los trenes mientras avanzan por el desierto de Atacama en Chile, para luego lanzar al suelo placas de cobre de 80 kilos y desaparecer en la oscuridad.

Esto se conoce como la "técnica del gato", y nadie sabe de dónde vienen los ladrones ni dónde esconden su botín; pero lo que es peor para las minas que plagan el desierto es que los robos se están volviendo más comunes y más audaces.

 

En el primer semestre de este año se reportaron alrededor de 40 incidentes, según la fiscalía en Antofagasta, lo que se compara con los solo seis en todo el año 2014. Los robos comenzaron a aumentar a fines de 2017 luego de que el cobre subiera al nivel más alto en más de dos años. Si bien los precios se han desplomado en el último mes, los ladrones parecen inmunes a la agitación de la guerra comercial que está sacudiendo los mercados de metales.

"Las bandas especializadas que atacan convoyes en movimiento se han vuelto comunes", dijo el jueves por teléfono Valeria Ibarra, coordinadora regional de seguridad pública de Antofagasta. "Son profesionales; si ven que una empresa está tomando medidas de seguridad, simplemente van a otras".

Estas placas de cátodos de cobre robadas se trasladan a patios ilegales y se venden como chatarra con un descuento del 30 por ciento respecto de los precios del mercado, dijo Ibarra.

En junio, los ladrones robaron 2,5 toneladas métricas del metal,valorado en más de US$15.000 en la Bolsa de Metales de Londres, desde un tren en movimiento. Los operadores solo se dieron cuenta cuando vieron el polvo que los vehículos de la pandilla dejaban atrás mientras escapaban por el desierto, según el periódico local Mercurio de Calama.

Las víctimas

Un objetivo común para los ladrones es la filial de logística de Antofagasta Plc, Grupo FCAB, que posee y opera alrededor de 700 kilómetros (430 millas) de líneas ferroviarias utilizadas para transportar cobre catódico y semiprocesado conocido como concentrado desde las minas hacia los puertos.

La estatal Codelco también reportó robos, de acuerdo con una declaración de la fiscalía en Antofagasta. Codelco no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Las minas de cobre Spence y Escondida, de BHP Billiton Ltd.; Zaldívar, de Antofagasta; Mantos Blancos, de Mantos Copper SA; y El Peñón, de Yamana Gold Inc., han reportado robos menores, según los fiscales.

"Para evitar la frecuencia de estos robos y proteger a sus trabajadores, la empresa ha reforzado sus controles y medidas preventivas", dijo FCABen una respuesta a preguntas enviadas por correo electrónico.

Los ladrones se vuelven más creativos y más violentos, señaló Ibarra.

Un nuevo método se conoce como "el ancla". Cuando los trenes disminuyen la velocidad en las zonas de cuestas, las pandillas enganchan una amarra a una pila de cátodos y lanzan al suelo una especie de ancla. A medida que el tren avanza, los cátodos, que pesan unos 350 kilos (772 libras) van cayendo del vagón y son rápidamente recogidos por las camionetas.

El misterio de los jueves

El miércoles, el gobierno regional de Antofagasta estableció un grupo de trabajo permanente que incluye a la policía, el gobierno, la FCAB y las compañías mineras para abordar el tema y coordinar la vigilancia y las investigaciones.

Una de sus primeras tareas será resolver un misterio: por qué tantos robos ocurren los jueves. Los funcionarios del gobierno se preguntan si coincide con un cambio en los turnos, o si tiene que ver con la proximidad al fin de semana.

"Lo más preocupante es la integridad de los trabajadores y los guardias de seguridad porque los delincuentes actúan con más violencia y agresividad", dijo Ibarra. "Tenemos que tomar medidas antes de que sea demasiado tarde".

Volver a la Home
 

Propietario: D&C Visual S.R.L. | C.U.I.T.: 30-70894554-0
Piedras 153 3ºA (1070) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Director: Daniel Eduardo Bosque director@miningpress.com

Mining Press es una
publicación de D&C Visual S.R.L.

D&C Visual